Uno de los tres análisis descarta contaminación alimentaria en el Riff, tras intoxicarse 31 personas

El estudio microbiológico no halla pruebas y el epidemológico apunta a las setas. Falta el definitivo, el toxicológico. El restaurante de Valencia reabre mañana

FOTO: El restaurante RiFF, de Valencia, cerrado hasta que se esclarezca el origen de la intoxicación. / VÍDEO: Declaraciones del propietario del RiFF, Bernd Knöller.Vídeo: MÒNICA TORRES / epv (efe)

Los resultados del análisis microbiológico a partir de cultivos con muestras de alimentos recogidas en el restaurante  Riff de Valencia no han hallado contaminación alguna, según ha sabido este periódico. El análisis fue solicitado por la Consejería de Sanidad, como es habitual en estos procedimientos, tras la intoxicación hace un mes de 31 clientes y la muerte de una mujer después de haber comido en el establecimiento que cuenta con una estrella Michelin. El estudio epidemiológico, a partir de entrevistas realizadas con todos los afectados, apunta a que las setas (colmenillas), de procedencia china, que se sirvieron en el menú degustación podían haber causado la intoxicación, si bien no es concluyente al basarse en probabilística.

Más información
La mujer se ahogó al aspirar su vómito
Sanidad investiga la muerte de una mujer tras comer en el Riff

Falta el tercer informe, considerado más concluyente, que la Consejería de Sanidad pidió al Instituto Nacional de Toxicología, emplazado en Madrid. Los resultados serán remitidos al juzgado de instrucción número 1 de Valencia que está investigando el caso.

Todos los clientes presentaron un cuadro de pronóstico leve, con vómitos que remitieron al poco, a excepción de una mujer de 46 años, que falleció en la madrugada del 17 de febrero. Según el informe preliminar de la autopsia, la mujer, que asistió a la comida en compañía de su marido y su hijo, pudo morir ahogada al obstruirse la vía respiratoria mientras tenía un episodio violento de vómitos en el que perdió el conocimiento. Se baraja la hipótesis de que la mujer padecía una afección que, en combinación con una intoxicación leve, le ocasionó una reacción mucho más virulenta de vómitos.  

Por su parte, el restaurante Riff de Valencia reabrirá mañana sus puertas. Fuentes del restaurante han informado a Efe de que a partir de mañana "abrirán con normalidad" -en la web ya se pueden hacer las reservas correspondientes-, y también lo harán el domingo y el lunes, en plenas fiestas de Fallas.

El Riff cerró sus puertas tras la muerte de la mujer la madrugada del 17 de febrero, horas después de haber comido en el restaurante con su familia, que también sufrió los síntomas de una posible toxiinfección alimentaria, de los que se recuperaron.

La Consejería de Sanidad abrió entonces una investigación y técnicos de este departamento de la Generalitat recogieron muestras de los alimentos, que fueron remitidas al Instituto Nacional de Toxicología para determinar lo que causó la intoxicación y posterior muerte de la clienta.  Hasta el momento no se ha podido determinar si la causa de la intoxicación mortal en el restaurante fueron unas setas, procedentes de China y servidas al Riff por una empresa ubicada en Castilla y León. Durante la investigación fueron entrevistados 137 comensales que comieron en el restaurante entre el 12 y el 16 de febrero.

Respecto al resultado de las muestras analizadas, fuentes sanitarias han informado a Efe de que no pueden ofrecer información al respecto ya que el caso está siendo llevado por el Juzgado de Instrucción número 1 de Valencia.

"De momento no sabemos que la muerte no tiene relación directa con el restaurante"

El chef del restaurante Riff de València, Bernd Knöller, ha señalado que el local reabrirá este miércoles porque está "en plena situación de funcionar con la máxima garantía que puede dar un restaurante" y ha aseverado que "garantiza la máxima seguridad", aunque ha admitido que "el cien por cien seguro no existe, no lo podemos garantizar ni nosotros ni ningún restaurante".

Así se ha pronunciado Knöller este martes en declaraciones a los medios, después de conocerse que el Riff reabrirá sus puertas este miércoles, 13 de febrero, tras permanecer cerrado más de veinte días después de la muerte de una clienta y la intoxicación de otras 30 personas por causas que todavía se están investigando.

Knöller ha detallado que la Conselleria de Sanidad ha garantizado "en todo momento que no existe ninguna razón para mantener el restaurante cerrado", aunque ha puntualizado que un suceso "tan trágico" supone "un antes y un después", por lo que han incluido "un protocolo de control de puntos críticos en todo lo que conlleva el restaurante".

"No sabemos cuál ha sido la causa de esa intoxicación; la desgraciada muerte de la persona la quiero dejar aparte, porque están los profesionales que trabajan para aclarar esa situación y, de momento, sabemos que no tiene relación directa con el restaurante", ha sostenido el chef que regenta el Riff.

En este contexto, respecto a las intoxicaciones leves, ha explicado que ni Sanidad ni el propio restaurante han encontrado una causa "hasta el momento". "Tampoco sabemos si han sido las setas o si ha sido otro producto, no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que el restaurante está en plena situación de funcionar con la máxima garantía que puede dar un restaurante", ha dicho.

En cuanto a la procedencia de las setas, Knöller ha asegurado que las compraron a un proveedor de León, a una empresa en la que siempre ha tenido "plena confianza" y a la que compra desde hace 28 años. "Las setas estaban muy bonitas y en ningún momento pensábamos que podían ser de otro país que no fuera España, ya que comprar productos en otros países no entra dentro del contexto ni de la política del Riff; incluso, en la ficha técnica del producto que nos han mandado, no nos informaba de la procedencia", ha resaltado.

Preguntado por si las setas han sido las causantes de las intoxicaciones, el chef ha reiterado que no lo saben, aunque ha apuntado que "obviamente, como cocinero tienes sospechas, y desde el principio era una de las sospechas"; al tiempo que ha añadido que "de momento" no habrá setas en el menú.

Knöller ha detallado que ha sido un momento "tremendamente duro" y que es "la pesadilla de cualquier restaurante, lo peor que puede pasar", aunque al ser preguntado por si se ha planteado no volver a abrir el Riff, el chef ha sido tajante: "En ningún momento".

El cocinero se ha mostrado "muy agradecido" por el respaldo de "tantos restaurantes", tanto nacionales como internacionales, y ha resaltado la "empatía" de sus compañeros de profesión, de su equipo y de su familia.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS