Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nos faltan derechos en materia de identidad de género y transexualidad”

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior en funciones, asegura que en la única forma de contrarrestar el discurso homófobo de Vox es cumplir la ley vigente

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior en funciones. EPV

Nadie duda de que España tiene una de las legislaciones LGTBI más avanzadas del mundo pero “los derechos no se conquistan para siempre”, asegura Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior en funciones y gran defensor del colectivo LGTBI. Para el que fuera magistrado de la Audiencia Nacional, uno de los problemas que tiene España en esta materia es que no siempre se cumple la ley con la naturalidad que tendría que hacerse. Y pone el ejemplo de Madrid, con la ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual aprobada en 2016: "Esta ley no siempre se aplica y ahí es cuando surge el discurso de partidos como Vox. La única forma de contrarrestar seriamente a Vox es con el cumplimiento del marco normativo de igualdad que ya tenemos”.

¿Qué derechos nos faltan en materia LGTBI?

En materia legislativa no nos falta tanto, sí quizás en materia de identidad de género y en materia de transexualidad, tenemos que dar un paso en la reforma de la ley de 2007. Ahí podemos y debemos avanzar.

¿Faltan referentes todavía en el colectivo?

Pienso en los niños y niñas trans, es muy importante que tengan referentes. Son muy importantes los referentes cuando no se llega a la igualdad. Te pongo un ejemplo, que aunque es diferente tiene que ver. Quiero que cada vez haya más policías y guardias civiles mujeres porque así habrá referentes y se llegará a la igualdad real en las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Últimamente escuchamos discursos en materia LGTBI que parecían ya superados. Vox ha pedido derogar una decena de artículos que protegen los derechos LGTBI. ¿Debemos estar vigilantes en esta materia?

Lo que necesitamos es que la ley se aplique con total naturalidad. Tenemos leyes que cuesta aplicarlas con la debida naturalidad y eso, en este país, nos queda por hacer. Por eso hay partidos políticos como Vox que desarrollan discursos de derogación expresa de ese marco normativo. Si hubiéramos vivido la ley en materia de orientación sexual y de igualdad en los términos reales quizá no sería tan fácil mantener esos discursos tan abolicionistas de determinados derechos. Siempre digo que los derechos no se conquistan para siempre, desgraciadamente.

¿Qué le parece que COGAM, el colectivo LGTB+ de Madrid y uno de los organizadores del Orgullo, haya decidido vetar al PP y Ciudadanos en las carrozas de la manifestación?

Yo respeto a los organizadores porque son ellos los que llevan la manifestación. Lo que sí creo que esto tiene que servir de análisis y de reflexión para determinados partidos políticos, que no cabe llegar a acuerdos programáticos de legislatura con determinados partidos que promueven conductas de otra época y de abolición de derechos reconocidos.

¿Es necesario poner en marcha un plan de prevención del bullying en las escuelas?

Por supuesto. No es que ahora exista más bullying por razones de orientación sexual de los niños y niñas, antes había más pero ahora se denuncia. Pero es verdad que todavía está en la clandestinidad. Propondría tutorías con profesionales en el ámbito escolar, en los colegios, en los institutos, donde se colaborara con los menores para que cada uno se pudiera manifestar y desarrollar como es y en un entorno tranquilo y pacífico. Estas tutorías no existen, tenemos en la Comunidad de Madrid una ley contra la LGTBIfobia pero, ¿se aplica realmente en el ámbito de la educación? No siempre se adoptan las medidas que ley contempla en este campo. No podemos dejar las tutorías a la voluntad de determinados profesores o equipos directivos del colegio. Tiene que estar establecido.

Uno de los problemas que tienen las agresiones al colectivo LGTBI es que no se denuncian. Y una de las razones es por la desconfianza que hay en el colectivo hacia las fuerzas policiales. ¿Se está haciendo algún esfuerzo en este sentido?

Se están haciendo esfuerzos en este sentido desde el ministerio. Tenemos una oficina de delitos de odio con una relación directa con todas las asociaciones porque es ahí donde las víctimas acuden. Este año hemos renovado un plan de formación de las Fuerzas de Seguridad del Estado en materia de delitos de odio y, desde luego, para el compromiso de las mismas de trasladar esta confianza a los ciudadanos. Que los ciudadanos sepan que cuando acudan a denunciar una agresión por orientación sexual, la policía y la Guardia Civil van a garantizar sus derechos.

¿Fomentaría esa confianza de la que usted habla que policías y guardias civiles desfilaran de uniforme en la marcha del Orgullo?

Siendo absolutamente sincero, sí. Estamos hablando de derechos humanos, esto es como el 8 de marzo, el Día de la Mujer. Yo creo que una sociedad que viera que la policía y la Guardia Civil, con total dignidad y respeto al uniforme, faltaría más, participa en un evento ciudadano como es el Orgullo, estaría orgullosa.

Este año, ¿tampoco desfilarán?

Este año, tampoco. Pero tienen mi compromiso como ministro del Interior de que en un futuro lo harán.

Colectivos LGTBI han pedido una ley estatal contra la homofobia, ¿se llevará a cabo en la próxima legislatura?

Sí, la tendremos. Sin perjuicio de que también soy partidario de que haya una ley contra cualquier tipo de discriminación de carácter estatal. Pero una específica contra la LGTBIfobia me parece importante, pero para que se cumpla, no para que esté escrita.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información