Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aprobada por unanimidad la ley contra la LGTBfobia

La norma obliga a educar en la diversidad sexual en los colegios públicos y concertados

La LGBIfobia sufrió este jueves un duró revés en un día histórico para el colectivo. La Asamblea de la Comunidad de Madrid aprobó por unanimidad la ley integral contra la discriminación por diversidad sexual y de género. Una ley que potencia la defensa y la protección del colectivo como ya lo hace en Cataluña, Extremadura, Murcia, Baleares y Galicia. La ley presentó 138 enmiendas (76 del PSOE) respecto al proyecto inicial del PP.

El consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, aclaró que es una ley “de todos” y que su grupo parlamentario ha “defendido” este modelo “desde el principio”. Algo que choca con las 138 enmiendas incluidas por la oposición. Izquierdo defendió, como el resto de portavoces, que es “el primer paso para luchar contra los delitos odio”. Tomás Marcos, portavoz de Ciudadanos, se sumó a esta idea y pidió dejar atrás la “visión Gollum”, en alusión a la obsesión de personalizar propuestas y éxitos de cada partido. Marcos recordó que la ley se votó el mismo día de la toma de la Bastilla, cuyo lema durante la Revolución Francesa, 'Igualdad, Libertad, Fraternidad', es lo que "grita" esta ley.

Dos diputados regionales ausentes

Dos diputados de la bancada popular no estaban en sus escaños durante la votación de la ley contra la LGTBIfobia. Se trata del alcalde de Alcorcón, David Pérez, y de su compañero de formación, Luis Peral. Ambas ausencias han sido muy comentadas en las redes sociales, en especial en Twitter. Bastantes usuarios les han criticado esta ausencia.

Durante el discurso de la socialista Carla Delgado Gómez (más conocida como Carla Antoneli), subieron los decibelios en el hemiciclo. La diputada del PSOE, reconocida activista a favor de los derechos del LGBTI, sacudió a los populares dándoles la “bienvenida a la igualdad y al mundo real”, tras 40 años votando “en contra” de sus derechos y “recurriéndolos en el Tribunal Constitucional”. La presidenta de la Asamblea tuvo que pedirle que bajara el tono cuando la diputada estaba más exaltada. Antoneli recordó a Pedro Zerolo como el gran pionero en esta lucha en la Comunidad. La diputada socialista relató emocionada “las torturas y brutales palizas en la Dirección General de Seguridad”, donde les decían “ahora me denuncias, maricón".

"Igualdad, Libertad y Fraternidad"

A la tribuna de invitados acudieron asociaciones en defensa de los derechos LGBTI, como Arcópoli, Triángulo, Cogam o Crisálida. El portavoz de Arcópoli, Rubén López, declaró que es una ley que “cumple todas las expectativas” del colectivo y que es un “gran paso en la lucha contra la discriminación. López destacó la importancia de haber incluido la enmienda sobre la inversión de la carga de la prueba, con la que el agresor tiene que demostrar que es culpable; “igual que en los casos de violencia machista”. Sin esta enmienda es “imposible” acabar en casos de acoso laboral sobre este colectivo, explico. El portavoz de Arcópoli aseguró que la presidenta regional Cristina Cifuentes quería hacer la ley “como en Galicia”, donde no está incluido este arreglo.

La parlamentaria de Podemos, Beatriz Gimeno, defendió que esta ley es fruto de una "reivindicación histórica" ya que el colectivo LGTBI “mantuvo una lucha constante, por lo que no se debe olvidar de dónde venimos", recordó. Gimeno explicó que una “parte del mundo” todavía está “en una situación desfavorable” en estas cuestiones y que el colectivo viene “cárceles, manicomios, violaciones correctivas, chistes de mariquitas, discriminación, maltrato y segregación”. Esta ley es fruto de una “reivindicación histórica”, relató.

Gimeno se acordó de la llamada del PP a un experto psiquiatra hace 11 años que trató de combatir la ley del matrimonio igualitario. "Escuchamos a ese señor decir que las lesbianas damos volteretas con mayor facilidad, y que las personas LGTBI se podían curar; esto último generó un silencio muy profundo", declaró. Tras aquellas palabras, el PP pidió disculpas. Con esta ley aquello que dijo “hoy sería delito”, explicó, y “nunca más” habrá “familias engañadas que crean que la homosexualidad se puede curar”, concluyó.

Cuando la presidenta de la Asamblea de Madrid, la popular Paloma Adrados, confirmó que la ley fue aprobada por unanimidad, activistas LGTBI que se encontraban en la sala han aplaudido y mostrado banderas arcoíris, al igual que varios diputados del PSOE. Fuera, en la calle, una gran bandera del arcoíris lucía deslumbrante en la mediana frente al hemiciclo.

Más información