Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las matrículas de honor se dejan en manos del azar

Dos institutos sortean el máximo reconocimiento de bachillerato, premiado con la matrícula universitaria gratuita, porque demasiados alumnos obtuvieron un 10

Las cuatro alumnas del instituto Cristo del Socorro de Luanco (Asturias) que han empatado en bachillerato con un 10. En vídeo, Virginia Fernández, una de las alumnas, cuenta cómo fue el sorteo.

El azar ha sido el que ha decidido este curso el estudiante de segundo de bachillerato que obtenía la matrícula de honor en dos institutos españoles. Cuatro alumnas del centro Cristo del Socorro de Luanco (Asturias) y siete estudiantes del Profesor Hernández Pacheco de Cáceres obtuvieron un 10 en todas las asignaturas, pero solo pudieron recibir la matrícula dos en el caso del primero y cuatro, en el segundo. La legislación establece que cada instituto solo puede entregar el máximo reconocimiento académico, premiado en algunas comunidades con la gratuidad en la primera matrícula de la universidad, a uno de cada 20 bachilleres.

Fuentes de la inspección educativa en Madrid explican que esta situación cada vez es más frecuente. “Los centros deberían establecer criterios claros para abordar este problema”, afirman. Los institutos deben recoger en su proyecto educativo los criterios para otorgar la matrícula, aunque no hay ninguna norma que les obligue a ello. Muy pocas consejerías de Educación ofrecen pautas en caso de igualdad y la decisión suele quedar en manos del centro, siempre que el estudiante tenga más de un 9 de media. Castilla-La Mancha indica que si persiste el empate se procederá a entregar la matrícula de honor a todos los estudiantes. En Andalucía, la consejería indica que, si se produce empate, se recurre a revisar las notas de primero de bachillerato. Si persiste, se pueden revisar hasta las notas de secundaria.

El día de la recogida de notas en el Profesor Hernández Pacheco, el director, Felipe Fernández, llamó a los siete extremeños empatados con un 10. Les explicó que tres de ellos no podían recibir la matrícula, que la Administración solo permite entregar cuatro. “Tras largos debates para deshacer el empate, la única opción que se nos ocurrió fue el sorteo”, explica Fernández. En un despacho varios enseñantes, el director y los bachilleres implicados escribieron los nombres en unos papelitos y buscaron un recipiente. “Y lo que teníamos a mano era un sombrero”, concreta Fernández, “e insistí en ser yo quien sacara el nombre de los cuatro galardonados, para que los alumnos que se quedaban sin matrícula, si se enfadaban con alguien, fuera conmigo”.

“Es un criterio arbitrario. Mi hija ya no va a tener la matrícula, pero espero que se encuentre otro mecanismo y que esto no se vuelva a repetir”, afirma José Luis Gutiérrez, padre de una de las alumnas del Profesor Hernández Pacheco. Gutiérrez ha escrito una carta para quejarse de la situación a la delegada provincial de Cáceres. Su hija ha sacado luego una nota de 13,875 sobre 14 en las pruebas de Selectividad.

En el caso del centro asturiano Cristo del Socorro, la rifa se celebró en la sala de profesores. Fue un acto público al que podían asistir los alumnos y docentes. “Se metieron en un recipiente los nombres de las cuatro y se grabó en vídeo”, explica Carmen Ruiz (18 años), que se quedó sin la matrícula junto a Irene González-Pola. Ninguna de las cuatro asistió al sorteo. “Fue un acto de protesta porque no nos parecía justo”, afirma Virginia Fernández (17 años). Fernández y su compañera Carmen Vigil fueron las ganadoras, pero decidieron escribir una carta a la Consejería de Educación de Asturias para renunciar al reconocimiento. “No nos han contestado y creemos que no ha tenido ninguna repercusión porque en nuestros boletines de nota aparece la matrícula”, afirman Vigil y Fernández.

En Asturias son los centros los que deben decidir. “Al tener 39 alumnos en bachillerato, la consejería solo nos permitía entregar dos matrículas. Solicitamos dar las cuatro porque creíamos que todas lo merecían, pero no nos dejaron”, explica María Antonia González, directora del Cristo del Socorro. “Hicimos el sorteo muy a nuestro pesar”, se lamenta. El director del centro de Extremadura también se queja de esta restricción. “Nosotros hemos discutido mucho sobre cómo resolver este asunto, y lo seguiremos haciendo”, reconoce Fernández. “Si nos dejan el criterio a nosotros, que nos dejen también decidir el número de matrículas, porque se las habríamos dado a todos”, afirma.

“Si hubiera tenido la matrícula me habría planteado ir a estudiar a Salamanca al no tener que pagar el primer año”, concluye Carmen Ruiz, que empezará la carrera de Filología Hispánica en la Universidad de Oviedo en septiembre. “Nuestra reivindicación no es contra el instituto, sino contra la Consejería de Educación, que solo ha ofrecido como solución el sorteo. Lo que buscamos es que esto no vuelva a pasar”, aclara Virginia Fernández, que ha decidido estudiar Educación Primaria en Oviedo mientras sigue con sus estudios de violonchelo en el conservatorio de música.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información