Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión sin fianza para el presunto asesino de su mujer y su hijo en Adeje

Thomas Handrick ha sido imputado por dos delitos de asesinato u homicidio y otro de tentativa de asesinato u homicidio por el hijo que logró escapar. Se ha negado a declarar

Thomas Handrick sale esposado de su vivienda en Adeje, Tenerife. En vídeo, ser testigo del asesinato de su madre y su hermano a manos de su padre dejará secuelas en el menor superviviente.

Thomas Handrick pasó su primera noche en el calabozo y las horas previas a comparecer ante la juez sin preguntar nunca por su hijo de siete años, Jonas. Sin mencionar a su esposa y a su otro hijo a los que supuestamente golpeó hasta la muerte el martes en una cueva del sur de Tenerife. Ese silencio sobre la suerte que habría corrido el pequeño que escapó del escenario del crimen o sobre el destino de quienes allí quedaron llamó la atención de sus guardianes. Así lo relatan dos fuentes de la investigación.

El ciudadano alemán de 43 años mantuvo también este viernes ese mutismo ante la magistrada. Se negó a declarar, según fuentes judiciales. Solo habló para insistir en que tenía que tomar una medicación que guardaba en la casa de Adeje donde vivía.

La juez del juzgado de violencia sobre la mujer número 1 de Arona ordenó por la tarde su ingreso en prisión provisional y sin fianza, imputado de sendos delitos de asesinato u homicidio (que se concretarán a lo largo de la investigación) por la muerte de Sylvia Handrick, de 39 años, y Jakob, su hijo de 10.

También está investigado por un delito de tentativa de asesinato u homicidio en referencia al hijo, de siete años, que logró escapar del escenario de golpes en el que se convirtió la cueva donde su padre les había dicho, mintiéndoles, que había guardado unos regalos de Pascua. El pequeño Jonas, que había llegado con su madre y hermanos desde Alemania el lunes para visitar al padre, vagó durante horas por el monte, manchado de tierra hasta encontrar a una mujer que lo acogió en Adeje.
Handrick entró en el juzgado poco antes de las diez de la mañana. Previamente no había realizado declaraciones ante la Guardia Civil. Pasadas las siete de la tarde los agentes condujeron al acusado a su casa, por orden judicial, para recoger su supuesta medicación, el único asunto que parecía preocuparle desde que fue arrestado. Las autoridades desconocen qué dolencias padece ya que no tiene historial clínico en la isla.

Tres cuartos de hora después, a las ocho de la tarde, los miembros de la comitiva —ocuparon seis coches— salieron de la casa con Handrick, tocado con una ostensible herida en el pómulo derecho. Probablemente causada por un golpe de su esposa o su hijo al defenderse de sus ataques. Los agentes cargaban con varias bolsas de papel y una transparente en la que se distinguían las gafas del acusado. Una vecina comentaba al tiempo que solo le había visto una vez en varios meses.
También acudió ayer por la mañana al juzgado a declarar Annelies B., la holandesa de 59 años que se quedó con Jonas. El pequeño pasó la primera noche con ella en La Quinta, una zona de Adeje. El niño está bajo la tutela del Gobierno de Canarias en un centro del Cabildo. Según explicaron desde el Ejecutivo, la previsión es que hasta que no esté con familiares y en presencia de un psicólogo no le van a decir lo ocurrido con su madre y su hermano.

Sylvia y sus hijos procedían de Halle, una ciudad del estado federado de Sajonia Anhalt. La mujer trabajaba en el departamento de servicios en GISA, una conocida empresa de tecnología de la información, informa Enrique Müller.

El asesinato de la madre y el hijo mayor, supuestamente a manos del esposo, obligó a la fiscalía de Halle a abrir un proceso penal. “Las víctimas provenían de la ciudad y tenían la nacionalidad alemana, por eso, hemos abierto un expediente”, dijo una portavoz del Ministerio Público de Halle. La misma fuente, sin embargo, se negó a dar informaciones personales sobre las víctimas y admitió que desconocía si Silvia Handrick tenía parientes en la ciudad.

El delegado del Gobierno en Canarias, Juan Salvador León, aseguró que la mujer alemana y su hijo murieron tras ser golpeados con piedras en el interior de la cueva, informa Efe. “Estoy seguro de que fue premeditado, lo tenía más que estudiado, engañar a sus hijos y mujer”, dijo León ayer viernes tras guardar un minuto de silencio por las víctimas.

La juez estudia que un cura alemán se haga cargo de Jonas

La magistrada titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer (VSM) número 1 de Arona ratificó ayer la orden que da al Gobierno de Canarias la tutela provisional del menor que escapó de la tragedia. Además, la instructora permitirá que el niño sea visitado por un sacerdote alemán, autorizado por la familia, y si en los próximos días verifica su capacidad de asumir el papel de tutor, permitirá que el niño quede a su cargo.

Las primeras informaciones apuntaban a que la familia iba a desplazarse desde Alemania hasta Tenerife, algo que ayer no ocurrió. Mientras, el menor continúa acogido en un centro del Cabildo.

El niño, que cumple ocho años en dos semanas, pasó la primera noche con Annelies B., una vecina que actuó como traductora. Según la mujer, el menor dijo que su padre preparó un picnic por la zona alta de Adeje y les dijo que había escondido regalos de Pascua. Allí es donde el pequeño vio la agresión “muy fuerte” del padre a la madre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información