Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sanidad pública universaliza el cribado para detectar el cáncer de cérvix

La ampliación de la cartera de servicios también introduce la micropigmentación en la reconstrucción de las mamas

Sanidad universal
La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.

El Consejo de Ministros ha acordado este viernes introducir en la sanidad pública un programa de cribado poblacional frente al cáncer de cérvix o cuello uterino. A las mujeres de entre 25 y 34 años les será realizada una citología cada tres años, mientras que en aquellas de 35 a 65 se determinará primero si son portadoras del virus del papiloma humano, considerado el principal agente causal de esta neoplasia. En caso de resultado negativo, la prueba se repetirá cada cinco años. Si la prueba al virus es positiva, las pacientes pasarán a ser sometidas a citologías regularmente.

Esta es la principal medida de la ampliación de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, que ha presentado la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo y que entrará en vigor el próximo 1 de julio. Las pruebas para detectar el cáncer de cérvix son ahora "esporádicas o a solicitud de la mujer", según el Ministerio. Aunque todas las comunidades han avanzado en los últimos años con programas más o menos ambiciosos frente a esta dolencia, la decisión del Gobierno universaliza el cribado y lo establece como un servicio más de la sanidad pública.

Según datos del último informe de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), unas 2.000 mujeres son diagnosticadas cada año de cáncer de cuello uterino en España. Sanidad prevé un ahorro anual para el sistema de 20,5 millones de euros por "el impacto positivo del cribado en la prevención y detección precoz del cáncer de cérvix".

Ruth Vera, presidenta de la SEOM, considera que la medida es "un paso adelante". "Todos los programas de detección precoz son útiles para mejorar las ratios de supervivencia y avanzar hacia la curación del cáncer", afirma Vera. "Los cribados", añade, "llegan a más mujeres y tienen mejores resultados si se aplican de forma global y sistematizada en el sistema sanitario que cuando, como ahora, están dispersos y dependen de la iniciativa de la propia paciente u otros actores".

Sanidad ha decidido también introducir en la cartera de servicios la micropigmentación de la areola mamaria y el pezón en los casos de reconstrucción mamaria en mujeres a las que se ha extirpado el pecho por un cáncer. El objetivo es "garantizar que esta prestación se ofrezca de forma homogénea en todo el Sistema Nacional de Salud", según el Ministerio.

Jorge Fernández Delgado, presidente de la Asociación Española de Reconstrucción Mamaria Inmediata (AERMI), explica que este proceso "culmina el proceso de recuperación de la paciente tras el tratamiento, lo que mejora su calidad de vida y autoestima". Según la AERMI, la medida beneficiará cada año a más de 12.000 mujeres en España.

La actualización de la cartera de servicios también prevé facilitar lectores oculares o sistemas de comunicación con ordenadores similares a los pacientes cuya interacción con el entorno es imposible debido a trastornos neuromotores graves. Son personas que no pueden comunicarse por vía oral o escrita y que que sufren igualmente una afectación que les impide mover los brazos. "El objetivo es conceder una mayor autonomía y calidad de vida a estos pacientes", defiende el Ministerio.

Por último, la nueva orden ministerial actualiza el catálogo común para todas las comunidades de ortoprótesis. Un total de 58 productos nuevos han sido introducidos en la cartera, entre ellos nuevas prótesis de mama y materiales utilizados en la restauración facial: nariz, pabellones auriculares, globos oculares, prótesis maxilares...

También han sido introducidos nuevos modelos de audífonos y se ha ampliado la financiación pública de estos dispositivos desde los 16 años actuales a los 26 años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información