Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvamento Marítimo moviliza un buque ante el vertido de fuel en la costa atlántica francesa

El hundimiento el martes del mercante italiano 'Grande América' desata la alarma

El buque italiano Grande America, del armador Grimaldi Group, en llamas a 200 millas náuticas de la costa de Francia, el pasado martes.
El buque italiano Grande America, del armador Grimaldi Group, en llamas a 200 millas náuticas de la costa de Francia, el pasado martes. Efe

Aunque el Ministerio de Fomento ha afirmado que, según las predicciones, no se prevé la llegada de la mancha de fuel generada por el hundimiento del mercante italiano Grande América en el Atlántico el martes, se ha movilizado el buque Ría de Vigo. Se espera que llegue a la zona de operaciones este sábado. El remolcador Alonso de Chaves se sumará al equipo a principios de la próxima semana, y el María de Maeztu permanecerá disponible en Santander en caso de que sea necesario. La gran mancha de hidrocarburos se produjo a algo más de 300 kilómetros al oeste de la ciudad de La Rochelle y se dirige a las costas francesas, adonde podría llegar el domingo o el lunes próximos.

Además, la Dirección General de la Marina Mercante ha activado la fase de alerta del Plan Marítimo Nacional para poder seguir la evolución del vertido. El Gobierno vasco también se encuentra pendiente de la deriva de la mancha en previsión, muy remota, de que pudiera alcanzar la costa vasca, indica EFE.

"Estamos frente a una contaminación de hidrocarburos que sin duda va a transformarse (...) y que pronto o tarde acabará forzosamente en nuestras costas", explicó este jueves el ministro francés de Transición Ecológica, François de Rugy. En una entrevista al canal Public Sénat, Rugy indicó que durante la mañana del jueves medios aéreos sobrevolaron la mancha, que el miércoles tenía 10 kilómetros de largo y uno de ancho, para observar en particular si sigue escapándose fuel de los depósitos del Grande América, hundido a 4.600 metros de profundidad.

Aunque señaló que hay incertidumbre debido al estado del mar, el ministro calculó que la contaminación podría llegar a tierra, en un área que podría ir del departamento de Charente Maritime por el norte a la Gironde hasta las Landas por el sur, el domingo o el lunes. En otra entrevista al canal BFMTV, incluso planteó la posibilidad de que los hidrocarburos podrían alcanzar "las costas españolas". Sin embargo, el Ministerio de Fomento español ha afirmado que, según las predicciones de los modelos de deriva, con los datos y condiciones meteorológicas actuales, no se prevé la llegada de contaminación a las costas españolas.

Vista tomada este miércoles de la mancha de crudo de 10 km de largo y 1 km de ancho vertidos por el buque italiano Grande America, del armador Grimaldi Group.
Vista tomada este miércoles de la mancha de crudo de 10 km de largo y 1 km de ancho vertidos por el buque italiano Grande America, del armador Grimaldi Group.

Este viernes Sos Deaik (el Centro Vasco de Coordinación de Emergencias) ha advertido que en los próximos días pueden llegar animales manchados de carburante a las costas del cantábrico. Si esto sucede Sos Deiak pide que cada caso se comunique al Centro Coordinador de Emergencias 112. Un barco español zarpó este jueves para ayudar a luchar contra la mancha. En la zona del suceso ya hay tres barcos franceses. El objetivo, según ha explicado Rugy, es "bombear todo lo que se pueda bombear" para evitar que la contaminación llegue a las costas, aunque ha indicado que se está preparando también un dispositivo en tierra ante esa eventualidad. El titular de Transición Ecológica insistió en que "todo el coste de esta descontaminación (...) se cargará al armador" del mercante, Grimaldi, así como el despliegue de un robot que se enviará más adelante para inspeccionar el pecio.

El Grande América, construido en 1997, había iniciado su viaje en Hamburgo (Alemania) donde había llenado sus tanques con 3.000 toneladas de fuel para su propia propulsión, de las que se calcula que le quedaban unas 2.200 cuando se hundió como consecuencia de un incendio iniciado el domingo que no pudo ser controlado. Los 26 tripulantes y un pasajero que viajaban a bordo fueron rescatados sanos y salvos, según El Correo. Además transportaba 365 contenedores, 45 de ellos con sustancias peligrosas como ácido sulfúrico y ácido clorhídrico, que las autoridades francesas consideran que pudieron consumirse al menos en parte durante el incendio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >