Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda busca el voto verde

PSOE y Podemos intentan seducir a un incipiente movimiento contra el cambio climático que se declara apartidista

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la firma del acuerdo de Presupuestos el pasado septiembre.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la firma del acuerdo de Presupuestos el pasado septiembre.

Podemos quiere ser verde (aunque sin dejar el morado). El PSOE quiere ser eco, pero ecosocialista. La izquierda intenta seducir a un movimiento verde que se presenta como apolítico: los jóvenes que se manifestarán este viernes contra la inacción frente al cambio climático. Están en juego más de un millón de votantes que en 2014, cuando, por ejemplo, Podemos nació, tenían 14 años. Es la generación Z que no vivió el 15-M, sino que se ha politizado en el 8-M y ahora se espera que grite también en los Viernes por el Futuro. Ambas formaciones han mostrado abiertamente el apoyo a este movimiento, aún incierto en España. Aunque los dos partidos defienden su pedigrí medioambiental.

En el caso del PSOE esgrimen que el interés del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por el medioambiente no es circunstancial ni coyuntural. En enero de 2013, el mandatario sustituyó en el escaño a Cristina Narbona, de la que heredó la portavocía en la Comisión para el estudio del cambio climático en el Congreso. Una responsabilidad que desempeñó durante año y medio. “A los pocos días de que me hubiera ido al Consejo de Seguridad Nuclear lo tenía en mi despacho. Empezaba a ser un economista que veía la importancia de la ecología”, dice la ministra de Medio Ambiente (2004-2008).

De la mano de Narbona, ahora presidenta de los socialistas, Sánchez ha introducido la sostenibilidad ambiental como una de las líneas de su proyecto. Por primera vez el ecosocialismo aparecía en un documento estratégico del partido como una garantía “imprescindible de un progreso seguro, justo y duradero”.

El programa del PSOE para las municipales enarbola el ecologismo como un elemento diferenciador. “Uno de los problemas de la socialdemocracia europea y del discurso medioambiental es que ha dejado esta agenda en manos de partidos monotemáticos, muy minoritarios y a los que no se les veía con capacidad de gestionar. Que el PSOE lo incluya en su proyecto hace que adquiera una relevancia que hasta ahora no tenía”, reflexiona Óscar Puente, alcalde de Valladolid y coordinador del programa para las elecciones locales.

Podemos en esta pugna con los socialistas cuenta, de nuevo, con la alianza con el partido ecologista Equo. La confluencia Unidas Podemos propone el Plan Horizonte Verdeen busca de una reducción de emisiones del 50% en 2030 y del 90% en 2040 respecto a las actuales. Equo, en su propuesta de ley de Cambio Climático, en la que se inspira este plan, planteó una disminución de un 35% respecto a 1990 para 2030 y hasta el 95% en 2050. Para conseguir estos objetivos plantean una inversión público-privada anual en torno al 2,5% del PIB español. Esta iniciativa que no se tramitó en el Congreso establece el objetivo de generar el 80% del consumo de energía eléctrica mediante fuentes renovables.

Para conseguir estos objetivos proponen una inversión público-privada anual en torno al 2,5% del PIB español. “Este nuevo modelo creará cientos de empleos de calidad, aumentará la innovación, recuperará el talento migrado”, dijo Echenique.

Juan López Uralde, responsable de Equo, ha sido de los primeros en acercarse a los estudiantes. “Tenemos que hacer nuestras propuestas atractivas, cualquier intento de cooptación política acaba destruyendo este tipo de iniciativas”, opina. Unidas Podemos ha atado sus medidas a tratados internacionales y figuras que están entre los exponentes de los jóvenes menores de edad y de entre 18 y 24 años. Un sector de la población que en las últimas elecciones de 2016 supuso el 10% de sus votos, según el barómetro del CIS poselectoral.

El PSOE ha explicitado su apoyo a los estudiantes esta semana. “Nos unimos y apoyamos a los jóvenes que han decidido rebelarse. Que gritan que ellos no se resignan. Hacemos nuestro su grito con medidas, con ciencia y con determinación”, es el mensaje de la campaña que los socialistas han lanzado en redes.

Los socialistas aprobaron en febrero, en el Consejo de Ministros un gran programa climático, dos meses más tarde de la fecha tope que había establecido Bruselas para que los países de la Unión enviaran sus planes medioambientales. El plan realizado desde el Ministerio para la Transición Ecológica de Teresa Ribera incluye un anteproyecto de ley que contempla una reducción del 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2030 respecto a los niveles de 1990. Y un borrador de plan de energía y clima, que sitúa en el 74% la cuota de renovables en la generación de electricidad en 2030.

Estas medidas (articuladas en el anteproyecto, un borrador de plan de energía y clima y un borrador de estrategia de transición justa) no se han puesto en marcha y dependerán del Ejecutivo que salga de las elecciones del 28-A.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información