Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Maribel, la enferma de alzhéimer que pedía la eutanasia

Los familiares entregaron 180.000 firmas en el Congreso de los Diputados para que se desbloqueara la ley de eutanasia

 Maribel Tellaetxe, sentada, entre sus hijos, David y Rut, y junto a su marido, Txema Lorente
Maribel Tellaetxe, sentada, entre sus hijos, David y Rut, y junto a su marido, Txema Lorente

Hoy ha fallecido Maribel Tellaetxe (Barakaldo, 1943), la mujer enferma de alzhéimer que hizo prometer a su marido y a sus hijos que iban a cumplir sus deseos de morir en el caso de que la enfermedad le hiciera perder la cabeza. No fue posible, porque España continúa con la ley de la eutanasia empantanada en el Congreso de los Diputados. "Estamos tristes pero felices a la vez. Sé que es duro decirlo pero es un día para celebrar", ha explicado a EL PAÍS, David, uno de sus hijos. "Se han cumplido sus deseos, después de un largo año de sufrimiento, pero al fin se han cumplido", ha asegurado.

Cuando llegara ese día, cuando no les reconociera, "me tenéis que ayudar a marchar", había hecho prometer Maribel a sus hijos David, Danel y Rut. Ellos lo intentaron con todas sus fuerzas a pesar del dolor de tener que dedicar tanto tiempo a luchar por la voluntad de su ama (mamá en euskera), en vez de dedicarse a estar con ella. En 2006 les escribió una carta y en enero de 2017, cuando ya comprobó que el avance de la enfermedad estaba borrando una gran parte de su memoria, redactó y registró un documento con sus voluntades anticipadas en el que reclamaba que la ayudaran a morir. 

Su familia inició el pasado diciembre una campaña en favor de que se aprobara una ley de eutanasia en Change.org, que consiguió 182.000 firmas de apoyo. Las entregaron en el Congreso de los Diputados el pasado 11 de febrero junto a las recogidas por la familia de Luis de Marcos, fallecido en 2017 de esclerosis múltiple, que había solicitado lo mismo: 280.000 firmas en total.

Pese a todos sus esfuerzos España no se ha convertido en el cuarto país que regula la eutanasia como ya sucede en Holanda, Bélgica y Luxemburgo, los tres países de la UE en los que la eutanasia es legal.

El Ayuntamiento de Portugalete (Bizkaia) se solidarizó con ella y todos los partidos, excepto el PP, firmaron una declaración institucional en la que se pedía la despenalización de la eutanasia. Maribel llegó a redactar un documento con sus últimas voluntades, pensando que la legislación española avanzaría y permitiría su marcha digna.

El día en el que Maribel ya no reconocía a los familiares y se limitaba a abrir la boca para comer llegó, y los familiares se enfrentaron a la encrucijada de que si la ayudaban a cumplir su deseo irían a la cárcel. Pero, al mismo tiempo, sabían que su madre continuaría "sufriendo sin descanso". Ahora, continuarán luchando porque se despenalice la eutanasia, para evitar lo que consideran una injusticia.

Cuando llevaron las firmas al Congreso, el 11 de febrero, ya se barruntaba el final de la legislatura. Les recibieron representantes del PSOE, que tienen una ley para despenalizar la eutanasia en el Congreso, pendiente de que la Mesa del Parlamento deje de prorrogar el plazo de enmiendas a la norma, la estratagema del PP y Ciudadanos para evitar que la iniciativa se tramite.

La familia ha enviado un comunicado en el que anuncia una rueda de prensa para el jueves en el Ayuntamiento de Portugalete "para denunciar la cruel injusticia" de la que han sido víctimas ellos y su amatxu. Pasadas 72 horas que se reservan para el luto, anuncian que continuarán con su lucha.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información