Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Autobuses gratis contra el ‘asesino invisible’ de la contaminación

Valladolid, que cuenta con el protocolo más estricto contra la polución, activa la gratuidad del transporte público

contaminacion
Cortes de tráfico el jueves en Valladolid por los altos niveles de contaminación.

A Daniel Paniagua, de 34 años y que se suele mover en bici, le parece estupendo, sin matices; el quiosquero Rubén Herranz, de 45, cree que es un golpe al comercio, y el policía municipal Luis Vallecillo, con casi tres décadas a cuestas como agente, opina que los conductores no se lo han tomado mal, que respetan el cierre del tráfico en el centro de la ciudad por la contaminación.

El estado de alerta por polución se ha instalado toda la semana en Valladolid. Los altos niveles de partículas dañinas han hecho que se active durante siete días un plan anticontaminación que ha incluido reducciones generalizadas de la velocidad de los coches y cortes de tráfico. Y, por primera vez en una ciudad de España, la gratuidad del transporte durante un día (el jueves pasado) para luchar contra ese “asesino invisible”, como definió la polución hace unas semanas el alcalde de Londres, Sadiq Khan.

Los problemas de calidad del aire de Londres (con un área metropolitana donde viven casi 14 millones de personas) y los de Valladolid (300.000 habitantes) no se pueden comparar. Y, sin embargo, la ciudad castellanoleonesa cuenta con uno de los protocolos anticontaminación más completos de España, según Miguel Ángel Ceballos, responsable estatal de calidad del aire en Ecologistas en Acción. “Es el más estricto y se aplica con asiduidad”.

Los mismos niveles de partículas que los de Valladolid –producidas por coches, calefacciones e industria– se han registrado en los últimos 15 días en hasta tres decenas de ciudades del país. El potente anticiclón y, sobre todo, la ausencia de medidas estructurales han empujado a esta situación generalizada en la que se han superado los límites legales de partículas y, en algunos casos, de dióxido de nitrógeno. Pero en ninguna ciudad se han llegado a aplicar tantas medidas como en Valladolid. Bien porque pocas urbes en España tienen protocolos, bien porque si los tienen o no los aplican o no son tan estrictos.

Ceballos se queja de la falta de planes en España, pese a que lo exigen las normas europeas. “Se tarda mucho menos tiempo en nombrar a los que tienen protocolos que a los que no”. Cuentan con ellos también Madrid, el área metropolitana de Barcelona, Sevilla, Asturias, Valencia y Murcia.

Autobuses gratuitos en la ciudad de Valladolid el jueves.
Autobuses gratuitos en la ciudad de Valladolid el jueves.

Los problemas de polución de Valladolid tampoco son comparables a los de Madrid o Barcelona. Entonces ¿por qué tiene ese estricto protocolo? “Hay más sensibilidad en el Ayuntamiento”, dice Ceballos. “Y en la ciudad hay un movimiento asociativo que lleva 25 años trabajando en temas de calidad del aire”. Ceballos habla frente a una taza de café en uno de los bares de la plaza Mayor de Valladolid. Él pertenece a ese movimiento asociativo local y, además, es el responsable para toda España del área de calidad del aire de su ONG. “Y la concejal de Medio Ambiente es militante de Ecologistas en Acción”, añade como una más de las razones de la existencia del plan.

Ella, María Sánchez, se presentó a las pasadas elecciones por Valladolid Toma la Palabra (vinculado a IU). Y desde 2015 cogobierna la ciudad con el PSOE. Ambos partidos aprobaron el protocolo contra la contaminación en 2017. “Sabíamos que podían ser medidas impopulares, pero eran de sentido común porque la salud está directamente afectada”, dice Sánchez sobre los impactos en el incremento de muertes prematuras. En la UE, por ejemplo, la Agencia Europea del Medio Ambiente sostiene que el 74% de la población urbana estuvo en 2017 expuesta a concentraciones de partículas finas que superaban los límites más estrictos de la Organización Mundial de la Salud. Y la exposición a esas partículas provocó la muerte prematura de unas 422.000 personas en 41 países de Europa en 2015, según la misma agencia.

“La oposición nos decía: ‘Pero si somos una ciudad de cielos limpios”, recuerda Óscar Puente (PSOE), alcalde de Valladolid. “Sí, de cielos aparentemente limpios. Pero la realidad es que tenemos unos índices de contaminación en algún momento muy preocupantes”. Desde la aprobación del protocolo, se ha activado ocho días en 2017, tres en 2018 y esta semana pasada completa en 2019.

Puente defiende las medidas tomadas por el Consistorio, que critican algunos sectores, como algunos comerciantes del centro. El quiosquero Rubén Herranz es uno de ellos. “Hay mucho menos tráfico”, dice desde su quiosco en la calle de Quiñones. “Y los clientes no pueden acceder al centro”. A estas críticas se ha unido también la oposición de PP y Ciudadanos, que rechazan los cortes de tráfico y piden, por ejemplo, que se extienda la gratuidad del transporte público.

“La gratuidad cuesta 50.000 euros al día”, dice Puente. “Y la sociedad de los autobuses es deficitaria en 15 millones. Tampoco estamos para grandes dispendios. El billete solo cubre el 50% de los costes operativos”, añade sobre el esfuerzo que supone una medida así. Pero Ceballos la defiende con ahínco: “Tiene un valor pedagógico, porque la gente prueba nuevos métodos de movilidad, como el autobús o la bicicleta”. Es decir, prueban a apartarse del coche, de cuyos tubos de escape mana una gran parte del problema de la contaminación.

Óscar Puente muestra el filtro ennegrecido de una estación de medición de su ciudad.

Óscar Puente: “El PSOE tiene que ser el partido verde”

El socialista Óscar Puente (Valladolid, 1968) está al frente de la coalición de PSOE y Valladolid Toma la Palabra que gobierna su ciudad desde 2015.

Pregunta. ¿Teme que se les acabe pidiendo cuentas a los responsables políticos por no actuar frente a la polución?

Respuesta. La UE lo está haciendo ya. Está amenazando y probablemente impondrá sanciones importantes a ciudades que no han hecho nada. Creo que hay un punto de responsabilidad que es ineludible. Sabemos positivamente que esto causa muertes y problemas de salud. Y cuando ponemos eso encima de la mesa no puede ser que por interés electoral o comodidad nos lavemos las manos. Mi conciencia no me permite admitir, por ejemplo, que en Valladolid, según un estudio de la Universidad, haya 300 muertes al año directamente atribuibles a la contaminación y no hacer nada.

P. ¿El PSOE debe obligar a todos sus alcaldes a implantar planes de anticontaminación?

R. Mi partido ha elaborado un programa electoral para las elecciones municipales, que he redactado yo, y a partir de la experiencia de Valladolid se incluye realizar este tipo de protocolos en todas las ciudades en las que gobernemos. La sensibilidad en mi partido es clara. La presidenta del partido y coordinadora del programa es Cristina Narbona y hay una sensibilidad medioambiental creciente en el PSOE. Si el PSOE quiere ser ese lugar en el que se refugie el progresismo de España como fuimos en tiempos tiene que asumir que debe realizar cambios, y tiene que asumir que la agenda verde, la agenda ecológica, tiene que formar parte de su programa. Creo que el PSOE lo está haciendo y eso me da esperanza de ver que sea capaz de maniobrar para no convertirse en una socialdemocracia como el resto de las europeas a las que Los Verdes y otros partidos les han comido el terreno. Nosotros tenemos que ser el partido verde de España.

P. ¿El ecosocialismo para salvar la socialdemocracia?

R. En parte, sí. No hay nada más que mirar a Europa para darse cuenta de que los partidos socialdemócratas abandonaron la agenda ecológica, que se enredaron demasiado en los intereses empresariales, y aquí estamos demostrando que no. Y con mucho dolor de nuestro corazón, porque el comerciante nos importa mucho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información