Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amigos y víctimas de abusos del profesor de Salesianos de Bilbao proclaman el fin del silencio

El comunicado, redactado por los denunciantes, afea al colegio: “teníais conocimiento de los hechos y corristeis un tupido velo”

Medio millar de personas se concentraron ayer en Bilbao en solidaridad con las víctimas de abusos de los salesianos de Deusto.
Medio millar de personas se concentraron ayer en Bilbao en solidaridad con las víctimas de abusos de los salesianos de Deusto.

En torno a medio millar de personas se han solidarizado esta tarde en Bilbao con los denunciantes de abusos contra el exprofesor del colegio de Salesianos de Deusto, José Miguel San Martín, conocido como don Chemi. En un grito silencioso de protesta, la plaza de San Pedro de Deusto, a unos 300 metros de donde se produjeron los abusos denunciados ya por una veintena de exalumnos, se ha llenado de familiares de las víctimas, de amigos, compañeros de promoción, y de muchas personas más para pedir, también en silencio “el fin de la impunidad” y proclamar que “la verdad no prescribe”.

“Había rumores, pero cuando esto te pilla de repente es terrible, sobre todo para las víctimas, pero también para sus amigos y compañeros”, ha asegurado Ricardo Martínez, un compañero de varios de los denunciantes de la promoción de 1978. Estaba horrorizado al comprobar cómo afloran este tipo de casos a lo largo de toda España y dolido con el colegio por no haber actuado con más premura. Los convocantes de la concentración, que se coordinan con los compañeros de promoción y las víctimas a través de un grupo de “WhatsApp” han pedido en Bilbao a quienes han sufrido este tipo de abusos “que se animen a denunciar”. A los políticos les han pedido “que protejan a la infancia” con las regulaciones que sean necesarias, porque “contar la verdad contribuye a reparar nuestro daño y el que se hace a toda la sociedad”. La voz la han puesto los amigos, pero el comunicado ha sido redactado por las propias víctimas que hoy han rehusado mostrarse en público.

En ese comunicado que han leído, frente a representantes del Ayuntamiento de Bilbao han asegurado que ya se ha acabado el tiempo del silencio. “Quizás alguien ha participado en esos campamentos del Grupo Aldekoa, y está asustado o asustada”, han leído. “Queremos decirte a ti y a tu familia que cuentas con nuestro cariño y te animamos a denunciar. Si la justicia no pone las cosas en su sitio será la sociedad quien lo haga, y por eso estamos aquí”.

En el caso de los Salesianos de Bilbao hay ya una veintena de casos que están saliendo a la luz después de que un antiguo alumno contara su caso. Según coinciden todos, el pederasta era San Martín, un salesiano que en los ochenta impartía clases en el centro y que formó parte de su profesorado desde 1975 a 1990. En las denuncias por pederastia y maltrato, además de San Martín, también figuran como agresores el sacerdote y antiguo director del colegio Luis Rojo (fallecido) y otro religioso que fue docente allí.

Tras la exclusiva de EL PAÍS, que ha desembocado en nuevos testimonios y denuncias de quienes sufrieron abusos similares, la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Bilbao emitió un comunicado de solidaridad y cariño. Repudiaron los abusos y pidieron a las instituciones competentes que investigasen los hechos, al tiempo que destacaban “la valentía de quienes han dado el paso”.

Hay otra decena de exalumnos que están sopesando acudir a las autoridades en los próximos días para contar su particular calvario, según ha podido saber EL PAÍS. Los supuestos delitos contra niños de seis a 12 años ocurrieron a lo largo de toda su estancia en el centro, por lo que ya han prescrito. Los denunciantes quieren que se investigue a San Martín y el resto de acusados, por si hubieran seguido, en otros centros, con su actividad delictiva. De ahí el llamamiento a posibles víctimas posteriores. De hecho, es la única opción de que pueda sentarse en un banquillo. Que aparezca una nueva víctima de tiempos más recientes. Los abusos sexuales a menores prescriben entre 5 y 15 años después de que el niño cumpla la mayoría de edad, aunque va a cambiar y subirá hasta que el denunciante tenga 45 años.

Las últimas palabras del comunicado redactado por los propios denunciantes son para el colegio: “Teníais conocimiento de los hechos y corristeis un tupido velo. Sin reconocimiento pleno de la verdad el arrepentimiento no es creíble y la reconciliación complicada”

La dirección del colegio salesiano de Deusto ha explicado este mismo viernes en una nota que tuvo conocimiento a finales de 1989 de dos casos de abusos que se produjeron en el colegio. La Congregación Salesiana ha reiterado en ese comunicado su apoyo a las víctimas. La institución asume que la actuación del centro "fue a todas luces insuficiente" y reitera su petición de perdón "por no haber actuado entonces con la diligencia que la gravedad de estos casos requería".

Tras dejar atrás la orden salesiana, don Chemi fundó un gabinete psicológico. Estaba ubicado en la calle Puente de Deusto. Fue director de este centro al que acudían pacientes en terapia (principalmente padres con niños).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información