Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El actual párroco de Constantí renuncia tras conocerse que había sido investigado por pederastia

El arzobispado de Tarragona reaccionó al sospechar de la conducta de dos párrocos

Imagen de la catedral de Sant Feliu en Constantí.
Imagen de la catedral de Sant Feliu en Constantí.

El actual cura de Constantí (Tarragona), Francesc Xavier Morell, estuvo apartado del servicio religioso durante dos años mientras el Vaticano investigaba si había incurrido en un delito de pederastia. Morell fue citado a declarar antes en una investigación civil por estar en posesión de pornografía, que fue sobreseída por el juez. A pesar de ello, la Santa Sede abrió diligencias para aclarar la conducta del sacerdote a instancias del Arzobispado de Tarragona, que reaccionó al tener conocimiento de prácticas poco ortodoxas llevadas a cabo por dos curas de la diócesis. En concreto, a Morell se le aisló del oficio religioso mientras se comprobaba si había cometido actos de naturaleza sexual con menores de edad. La investigación religiosa concluyó que el párroco no había incurrido en ningún delito de naturaleza civil.

Morell ha presentado esta tarde su renuncia como rector de la parroquia tras las presiones ejercidas por algunos feligreses y el Ayuntamiento al salir a la luz los hechos. El sacerdote ha señalado que ha decidido ausentarse "un tiempo", pese a que lo ocurrido no le impide ejercer el ministerio, indica EFE. El cura añade que ha tomado la decisión "en bien de las parroquias y de acuerdo con el arzobispo de la diócesis", Jaume Pujol.

El Vaticano inició una investigación de oficio tras las alertas referidas por el Arzobispado tarraconense. Además, a Morell se le incautó material de naturaleza pornográfica, en el que había documentos e imágenes con menores. El cura, según ha revelado Tarragonadigital, alegó que tenía el material para conocer el tema y formarse para poder ejercer sus funciones de delegado diocesano de la catequesis, donde el contacto con jóvenes y menores es constante.

Según el Arzobispado de Tarragona, también se dio traslado a las autoridades clericales de las sospechas que pesaban sobre otro párroco que oficiaba en las comarcas de Tarragona. Sobre este caso, también relacionado con presuntas conductas de naturaleza sexual por parte del sacerdote investigado, la información facilitada es más escasa.

La fachada de la iglesia de Sant Feliu de Constantí está llena de grietas y el techo del templo se derrumbó el año pasado. Pero los percances arquitectónicos parecen menudencias ante la convulsión que vive Constantí estos días. A las denuncias de abusos sexuales a monaguillos cometidos por parte del antiguo párroco, Pere Llagostera, se le suma, ahora, las sospechas que pesan sobre el actual cura, Francesc Xavier Morell. Al frente de la parroquia desde hace medio año, compaginándolo con los servicios religiosos que presta en el pueblo vecino de La Canonja, Francesc Xavier Morell se ha visto envuelto por la polémica al conocerse que el Vaticano lo apartó del servicio mientras investigaba sus presuntas conductas pederastas.

El párroco, que no ha atendido la llamada de este diario, había ejercido en Vila-seca, Reus y Tarragona y el pasado mes de septiembre tomó posesión de la parroquia de Sant Feliu de Constantí en una ceremonia presidida por el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol. Pero, antes de llegar a Constantí, Morell estuvo un tiempo apartado del contacto directo con los feligreses, un tiempo durante el cual fue objeto de las indagaciones de la Santa Sede.

Los abusos sexuales a menores de Constantí centran la canción Corvus, de la banda musical Els Pets. El grupo es natural de Constantí y su batería, Joan Reig, es uno de los denunciantes que ha revelado que fue víctima de abusos por parte del antiguo sacerdote del pueblo, Pere Llagostera.

Si conoce algún caso de abusos sexuales que no haya visto la luz, escríbanos con su denuncia a abusos@elpais.es

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >