Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de escolares belgas se manifiestan ante el Parlamento Europeo contra el cambio climático

La concentración ha reunido a 35.000 estudiantes, que advierten que si el Gobierno no toma medidas faltarán a clase una vez por semana

Escolares portan pancartas en la manifestación de hoy en Bruselas.
Escolares portan pancartas en la manifestación de hoy en Bruselas. AP

Miles de escolares belgas han faltado a clase este jueves para participar en Bruselas en una protesta sin precedentes contra el calentamiento global y la contaminación. Los estudiantes, que se han reunido alrededor del Parlamento Europeo tocando tambores y con pancartas, no asistirán a clase una vez a la semana hasta que el Gobierno tome medidas al respecto. Según datos policiales, han asistido a la concentración 35.000 personas, la mayor participación de tiempos recientes en una protesta estudiantil en la capital belga.

 "Si nos saltamos todos los jueves las clases, si no vamos a la escuela, la gente mayor en nuestro país y en el mundo verá que esto es un problema", señalaba Joppe Mathys, estudiante de Secundaria, junto a otros escolares con carteles que decían: "Se parte de la solución, no de la contaminación" o "los dinosaurios pensaron que también tenían tiempo". La manifestación es la más multitudinaria que recuerda la portavoz de la Policía de Bruselas, Ilse Van de Keere.

Las protestas generales comenzaron en Bélgica el pasado 2 de diciembre con una manifestación de 65.000 personas que se reunieron bajo el lema Reclamar por el clima. Los participantes pidieron a los líderes europeos la adopción de políticas climáticas ambiciosas, acordes con los objetivos establecidos en el acuerdo de París de 2015. La demostración tuvo lugar antes de la cumbre del clima COP24 en Polonia, donde se publicó un informe en el que Bélgica aparecía en el puesto 31 de 60 en la adopción de medidas contra el cambio climático de 2019.

Bruselas ha sido regularmente clasificada como una de las ciudades más congestionadas de Europa occidental en los últimos años debido a la alta densidad de población de Bélgica. Lo que se puede interpretar como una señal de vergüenza para una capital donde la Unión Europea establece las políticas climáticas. Según la Comisión Europea, la congestión vial cuesta al bloque de los países de la Unión Europea el 1% de su producción económica anual, o cien mil millones de euros por año.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >