El invierno apunta a más lluvioso de lo normal

La temperatura media del otoño fue un grado por encima de lo habitual, con el mes de septiembre como el más caluroso desde que hay registros

Un par de niñas se divierten con la nieve en Madrid en febrero del año pasado. En vídeo, lloverá mucho: así va a ser el invierno.Foto: atlas | Vídeo: inma flores | atlas

El invierno astronómico, que comenzará el próximo viernes 21 de diciembre a las 23.23 hora peninsular española y durará 89 días, hasta el 20 de marzo, será "probablemente más lluvioso que la media" en Península y Baleares, ha informado esta mañana en la rueda de prensa estacional la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Para Canarias "no hay una señal concluyente" y es igualmente probable que las precipitaciones sean iguales, superiores o estén en la media, ha indicado en rueda de prensa Delia Gutiérrez, portavoz adjunta de la Aemet.

El pronóstico se basa en la llegada del fenómeno de El Niño. La posibilidad "de que se instale plenamente desarrollado se encuentra entre el 75% y el 80%". Esto implicará que las borrascas circulen hacia latitudes más bajas. Para diciembre, enero y febrero la Aemet indica que existe una "mayor probabilidad de que la precipitación alcance valores ligeramente superiores a los normales en la Península ibérica y Baleares". En Canarias, sin embargo, no se aprecian diferencias significativas en la precipitación con respecto a la climatología.

En cuanto a las temperaturas, con la información disponible hasta el momento "no hay un escenario que tenga mayor peso". Las predicciones se actualizan mensualmente, por lo que este dato estará "disponible a finales de mes", ha indicado Gutiérrez, que ha matizado que sí hay un "apunte a un periodo más cálido de lo normal", pero que hasta final de mes no se confirmará este extremo.

Rubén del Campo, otro de los portavoces de la Aemet, ha señalado que el otoño ha sido "muy cálido" en la Península y Baleares, con una temperatura media de 16,8 grados, lo que lo sitúa "un grado por encima" de la media del periodo de referencia (1981-2010). Es el séptimo otoño más cálido desde 1965 y el quinto de lo que llevamos de siglo XXI. Aunque un año no es concluyente, los datos de la Aemet confirman la tendencia a otoños más cálidos. "Desde 2011, todos los otoños han tenido una temperatura por encima de lo normal", ha respondido Del Campo. En Canarias, sin embargo, fue un "otoño frío".

El mes de septiembre fue "el que tiró" para convertir a toda la estación en muy cálida, ya que fue "el más caluroso desde que tenemos registros, desde 1965", ha proseguido el portavoz, que ha recordado que hubo unos primeros días "plenamente veraniegos", con 40 grados o más en puntos de los valles del Guadalquivir y del Guadiana y efemérides como los 31,9 en A Coruña el 2 de septiembre, el valor más alto de la historia en otoño en esta ciudad gallega.

Más información
La última gota fría batió seis récords históricos de intensidad de lluvia
45 grados de día y 25 de noche, la primera y única ola de calor del verano de 2018

Octubre fue, sin embargo, un mes "más normal" en cuanto a las temperaturas, aunque se produjo un "episodio anormalmente frío" a finales de mes con temperaturas muy bajas, de -7 en el puerto de Guadarrama, -3 en Valladolid y Salamanca y nevadas en ciudades en las que nunca se había visto la nieve en octubre, como Jaén. Noviembre fue "normal", pero con una "diferencia entre el norte y el sur". En el norte el tiempo fue algo más cálido y, sin embargo, fue frío en el sur, sobre todo en Andalucía y Canarias.

El otoño ha sido, además, "húmedo" frente al del año pasado, que fue "bastante seco". La precipitación recogida en todo el país ha sido 236 litros por metro cuadrado, un 16% por encima de la media. Estas lluvias sitúan al otoño como "el sexto más lluvioso del siglo XXI". Por meses, septiembre fue "predominantemente seco", aunque con muchas tormentas dispersas. Octubre fue húmedo, sobre todo en la vertiente mediterránea, con varios episodios de lluvias torrenciales y récords de intensidad de precipitación. En el extremo norte fue seco porque "los vientos mediterráneos llegan ya secos a esta zona". Noviembre fue también "húmedo" en prácticamente todo el país, mes el que se repitieron las precipitaciones torrenciales. "Solo en el extremo norte llovió menos de lo habitual", ha añadido Del Campo, que ha subrayado que en "algunos puntos de la vertiente mediterránea llegó a llover el triple de lo normal".

"Lo que sabemos es que los fenómenos adversos que ha habido este año han sido de récord, hemos batido el episodio de precipitaciones en una hora", ha indicado Gutiérrez, portavoz adjunta de la Aemet. La marca se superó en Vinaròs (Castellón), donde el 19 de octubre se midieron 159,2 litros por metro cuadrado en tan solo una hora. Fue tal la intensidad de la precipitación, que el aparato de medición se rompió antes de que finalizara la lluvia. El episodio más dramático fue la precipitación súbita torrencial del día 9 de octubre en Sant Llorenç des Cardassar (Mallorca), que dejó 13 víctimas, cuando se recogieron 232,8 litros en cuatro horas. El otro récord se registró en Alpandeire (Málaga), con 289 litros en seis horas.

La razón de estos episodios se debe a que "el contenido de humedad en el Mediterráneo era tan alto que había combustible suficiente para que cualquier tormenta dejara ese rastro", ha añadido. Desde 2013 ha habido dos años con más episodios de tormentas, granizo, tornados..., "pero en este han sido más intensos".

Aunque todavía queda medio mes, la Aemet estima que la temperatura media de 2018 quedará en 15,5 grados, cuatro décimas más que en el periodo de referencia, lo que lo convertirá en "el quinto año consecutivo por encima del promedio". En palabras de Gutiérrez, 2018 ha sido un año "meteorológicamente extraordinario", con un calentamiento súbito estratosférico muy intenso que dejó precipitaciones muy abundantes en febrero y una ola de color histórica a principios de agosto

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS