Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Obispado de Bilbao denuncia a un sacerdote por abusos sexuales

La Iglesia abrió una investigación que ha detectado "comportamientos inadecuados contra la libertad sexual"

El obispo de Bilbao, Mario Iceta, en rueda de prensa.
El obispo de Bilbao, Mario Iceta, en rueda de prensa.

La fiscalía de Bizkaia investiga a un cura tras la declaración de tres mujeres que le han denunciado por "tocamientos". Se trata del presbítero responsable de la zona de Mungia, Bizkaia, Egoitz Arruza, técnico especialista en electrónica industrial que se ordenó el año 2005. Ha sido vicario parroquial en Derio, Zamudio, Lezama, Larrabetzu y Goikoelexea, y tanto el Obispado de Bilbao como los "scouts" le han apartado de sus responsabilidades. Los hechos denunciados se produjeron entre los años 2015, 2016 y 2017, cuando las mujeres pertenecían al movimiento de los scouts, del que el cura era responsable. Una de ellas era menor cuando sucedieron los hechos denunciados y le acusan de "comportamientos inadecuados contra la libertad sexual". La fiscal jefe de Bizkaia, Ana Barrilero Yarnoz, ha confirmado a Efe que el Obispado les comunicó los hechos y "se han abierto diligencias, las cuales se encuentran en fase de inicio de la investigación".

Según ha informado hoy el Obispado en un comunicado, la federación de escout de Bizkaia,  Euskalerriko Eskautak Bizkaia, formada por 27 grupos, recibió el pasado 1 de noviembre el aviso por la conducta del vicario durante las actividades de educación de tiempo libre. La asociación de "scouts" informó al obispo de Bilbao, Mario Iceta, el pasado 26 de noviembre y al día siguiente se apartó de forma cautelar al presbítero de sus funciones públicas y se abrió una investigación interna, que concluyó el pasado miércoles. Sus conclusiones fueron remitidas a la Congregación para la Doctrina de la Fe el pasado jueves y el viernes, 7 de diciembre, se puso en conocimiento de la fiscalía. El vicario denunciado ya no estaba al frente de los movimientos juveniles, aunque todavía mantenía alguna responsabilidad en su organización.

La Diócesis de Bilbao, que ha separado de sus cargos al vicario, se ha mostrado preocupada por los hechos y ha puesto sus recursos educativos a disposición de las tres mujeres afectadas. En una nota conjunta, la Diócesis y el movimiento juvenil han condenado de "manera firme" cualquier comportamiento contra la libertad sexual de las personas y han mostrado su apoyo a las personas afectadas y a sus familias, a las que han ofrecido ayuda de profesionales.

La Diócesis vizcaína ha destacado la ejemplaridad y "entrega" de la "inmensa" mayoría de los presbíteros, que son sacerdotes aunque no ejercen de párrocos. Al mismo tiempo, se ha comprometido a seguir impulsando medidas de prevención, acompañamiento y formación para que el "servicio de presbíteros no quede violentado por hechos que desdicen del ministerio que se les ha confiado".

Euskalerriko Eskautak Bizkaia también ha mostrado el mismo compromiso y ha destacado la labor que realizan sus grupos y monitores en la educación personal e integral de niños y jóvenes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >