Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Conferencia Episcopal de Francia recibe por primera vez a víctimas de pederastia

Varios afectados han rechazado el encuentro por considerarlo un acto cosmético

La primera reunión de los 118 obispos de Francia con víctimas de pederastia de la Iglesia católica en este país se celebró este sábado en Lourdes con la promesa de los religiosos de crear una “comisión independiente” para estudiar los centenares de casos de abusos denunciados en los últimos años. Pero el mea culpa no ha sonado lo suficientemente convincente. O contundente. El encuentro fue boicoteado por algunas de las víctimas más prominentes, que consideran la reunión un mero acto cosmético ante la creciente presión por una situación silenciada durante décadas pero por la que varios altos responsables eclesiásticos empiezan a tener que responder ante los tribunales.

Inauguración de la reunión anual de la Conferencia Episcopal de Francia en Lourdes
Inauguración de la reunión anual de la Conferencia Episcopal de Francia en Lourdes AFP

“La Iglesia no se limita a pedir perdón, reconoce de verdad que es culpable, pero no se queda ahí. Ahora se trata de decir ‘nunca más’”, afirmó el obispo Luc Crépy, encargado de la lucha contra la pedofilia en la Conferencia Episcopal de Francia (CEF), según la Agencia France Presse.

En su discurso inaugural de la reunión de otoño de la CEF, en el santuario de Lourdes, su presidente, George Pontier, había reconocido que tanto la sociedad como la comunidad católica y la propia Iglesia “se preguntan cómo se ha podido llegar” a esta situación. Pero sostuvo que en los últimos 15 años se ha operado un continuo cambio “para acompañar mejor a las víctimas” que tiene que continuar, reconoció, “para prevenir estos dramas incalificables, para actuar con gran firmeza ante los autores” de los abusos. Es por eso, continuó el arzobispo de Marsella, que la Conferencia Episcopal ha propuesto la creación de “un grupo de expertos independientes, historiadores y de otras competencias, para que nos ayuden” a realizar “el trabajo de verdad y memoria” sobre los abusos sexuales en la Iglesia.

La comisión, que deberá ser oficializada en los próximos días, debería permitir “arrojar luz sobre todos los hechos y comprender mejor su contexto, analizar las razones por las que se cometieron estos horribles actos y luchar mejor contra ellos”, explicó a la cadena TF1 el portavoz de la Conferencia Episcopal, Vincent Neymon.

Más de 400 denuncias de pederastia en la Iglesia

Según el informe de la Conferencia Episcopal sobre pederastia, actualizado en vísperas de la cita en Lourdes, desde 2010, los obispos han recibido 433 denuncias por pederastia (prácticamente la mitad de ellas en los dos últimos años). De ellas, 212 han sido transmitidas a la justicia, 36 se han saldado con procesamientos y una decena con penas de prisión.

Los obispos se reunieron este sábado con siete víctimas para “escuchar y reflexionar” sobre la situación. “También queremos comprender por qué la Iglesia no ha sabido ayudarlos”, dijo el arzobispo de Marsella al diario La Provence este sábado. Pero víctimas como los miembros de la organización Palabra Liberada, responsables en buena parte de que Francia comenzara a debatir públicamente, desde 2015, el problema de la pederastia en el seno de la Iglesia católica, decidieron boicotear un encuentro que, como dijo a este diario su presidente, François Devaux, se trata, más que de un paso para reconocer su responsabilidad, de “una operación de comunicación”. Muestra de ello, aseguran los críticos, es el hecho de que las víctimas de pederastia no fueron escuchadas en el plenario de la conferencia, sino a puerta cerrada en pequeños grupos de trabajo. O que esta misma semana la Iglesia sancionara a uno de los curas que más han denunciado la pederastia en su seno. Según confirmó el jueves el propio religioso, el cura de Valence Pierre Vignon, ha sido apartado de sus funciones en el tribunal eclesiástico de Lyon tras poner en marcha este verano en Internet una petición para lograr la dimisión del cardenal de Lyon Philippe Barbarin, que en enero será juzgado por ocultar casos de abusos de menores por un cura bajo su mando. El cardenal, uno de los religiosos más influyentes de Francia, participó en los grupos de trabajo de pederastia este sábado en Lourdes.

“Algunos dudan de nuestra verdadera determinación. A ellos les decimos: venid y trabajemos juntos. Recuperemos la confianza mínima necesaria para lograrlo”, replicó en su discurso inaugural el obispo Pontier. “Hemos sido llamados para atravesar juntos un camino que debería aportar frutos para las víctimas y para la vida eclesiástica”, agregó.

Entre las víctimas que decidieron aceptar la invitación están Véronique Garnier. Según dijo a AFP, acudió a Lourdes porque era “la ocasión de escuchar palabras que expliquen, que alivien”. También quiso acudir Olivier Savignac, que esta semana participó como acusación particular en el juicio contra un cura pederasta y el obispo de Orleans que silenció sus abusos, André Fort, para el que la fiscalía ha pedido un año de prisión firme como condena “ejemplar” (el único religioso condenado hasta ahora por ocultar casos de pederastia, en 2001, fue condenado a tres meses de prisión suspendida). Se trata de “enviar una señal fuerte a los obispos” que deben ser conscientes “de la gravedad de los hechos”, sostuvo Savignac.

En la entrevista con La Provence, monseñor Pontier sin embargo consideró que la condena solicitada por la fiscalía contra el obispo Fort en Orleans es “severa” y “dura”. “¿Hace falta hacer de este obispo un chivo expiatorio? Hacer un ejemplo (de él) no debería ser el objetivo de la justicia”, consideró.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información