Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un modelo plurilingüe en un mundo intercultural

Cuando la sociedad es tan cambiante y la estabilidad social se mantiene haciendo equilibrios, no es mera casualidad que las políticas educativas incluyan un modelo lingüístico basado en el plurilingüismo

Casi un año después del desgobierno y del descalabro político que puso el foco en la comunidad educativa y en el bilingüismo en Cataluña, se ha presentado en Barcelona el Modelo lingüístico del sistema educativo catalán.

Cuando la sociedad es tan cambiante y la estabilidad social se mantiene haciendo equilibrios, no es mera casualidad que las políticas educativas incluyan un modelo lingüístico basado en el plurilingüismo, ¿por qué? Porque se atribuye a una certeza que no podemos obviar. Gracias a la autonomía de la que disfrutan los centros educativos, vinculándola al proyecto educativo de centro, junto con un proyecto lingüístico, generan una riqueza plural.

Si hablamos de bilingüismo, inmersión lingüística y del uso de la lengua catalana como vehicular, a lo que nos referimos es a que las competencias que se adquieran en esa lengua deben ser iguales a las que se adquieran en lengua castellana. Por consiguiente, si la comunidad es catalanoparlante, las estructuras gramaticales básicas se realizarán en esa lengua, vinculándola y potenciando la lengua castellana para así obtener mejores resultados y viceversa. Así, la inmersión lingüística se puede dar en ambas lenguas indistintamente y la intensidad de uso de las mismas en la escuela responderá a criterios pedagógicos, territoriales y sociales y quedarán recogidos en el proyecto lingüístico del centro.

Desde la perspectiva pedagógica, si un grupo de alumnos, al acabar una etapa debe saber sumar y se encuentra en el meridiano de ésta y aún no ha adquirido los mecanismos del algoritmo, intensificaremos las acciones pedagógicas y educativas para mejorarlo y consolidarlo. Lo mismo pasa con la lengua. De esta forma, se pueden llegar a introducir más lenguas para poder así, desde el bilingüismo real, enriquecer los itinerarios personales de los estudiantes. El foco de la educación se pone en el individuo, personalizando sus aprendizajes desde el colectivo y la comunidad en la que se encuentra, siempre vinculado a un territorio.

La profesionalidad docente pasa por encima de lo impuesto en los currículos y es ahora facilitada a través de esta propuesta de modelo lingüístico, que no pone el foco en una sola lengua, sino que refuerza las dos que le son propias, muy vinculadas a las competencias que los aprendices deben lograr al acabar cada etapa educativa.

 

Pilar Gargallo es presidenta de la Federación de Movimientos de Renovación Pedagógica de Cataluña (FMRPC).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >