Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat multa a Pàmies con 120.000 euros por promocionar tratamientos pseudocientíficos

Se trata de dos sanciones contra la asociación fundada por el agricultor por publicitar un fármaco ilegal y otros productos elaborados a base de plantas para tratar el cáncer

Pamies
La medicina tradicional china usa aguijones de abeja contra el cáncer.

La Generalitat de Cataluña ha multado con 120.000 euros a la asociación Dulce Revolución, fundada por el conocido divulgador pseudocientífico Josep Pàmies, por promocionar varios productos, alguno de ellos ilegal en España, como remedios para curar el cáncer. El Departamento de Salud había abierto varios expedientes sancionadores a la organización por publicitar estos tratamientos que carecen de evidencia científica y, tras las pesquisas realizadas por los responsables sanitarios de la Generalitat, la investigación ha concluido con dos multas de 90.000 y 30.000 euros respectivamente.

Según ha confirmado Salud a EL PAÍS, la sanción de 30.000 euros corresponde a un expediente abierto durante este año por "la promoción y publicidad de diversos productos a base de plantas que se presentaban con indicaciones para distintos tipos de enfermedades como cánceres y leucemias". La Generalitat ha confirmado que la asociación envió en septiembre un documento en el que "reconocía" los hechos que sancionaba la Generalitat y aceptaba el pago "voluntario" de la multa. El prontopago de la sanción implicaba una bonificación para la entidad que, finalmente, abonó 18.000 euros.

La segunda multa, de 90.000 euros, corresponde al expediente sancionador iniciado por Salud hace unas semanas a tenor de la promoción en la web de la asociación del MMS, un medicamento ilegal en España desde 2010. Este compuesto (MMS, Miracle Mineral Solution) es una solución de clorito de sodio y ácido cítrico y fue prohibido por el Ministerio de Sanidad debido a sus efectos adversos potencialmente graves. Según Pàmies, el MMS serviría para curar el autismo, el ébola y la malaria.

El agricultor ha confirmado a este diario que recurrirán esta última multa. "Se nos corta la libertad de expresión. Estos productos, aunque sean ilegales, tenemos que hablar de ellos porque son beneficiosos", ha zanjado. Pàmies ha aclarado que las sanciones no son contra su persona, sino contra Dulce Revolución, la organización que ayudó a fundar pero que no dirige —"yo soy un socio militante", matiza—. El controvertido orador de terapias pseudocientíficas ha justificado, no obstante, que si Dulce Revolución reconoció la primera multa de 30.000 euros fue porque, efectivamente, incumplieron la normativa a propósito, pero con un motivo reivindicativo. "Era una crítica a la ley de etiquetaje de las plantas, donde no se puede decir para qué sirven. Nuestra idea era provocar para debatir", ha dicho. El hombre ha asegurado que esa multa tuvo que pagarse con donaciones de los socios.

A la asociación le queda pendiente todavía la resolución de un tercer expediente sancionador por promocionar también el MMS en el contexto de un congreso pseudocientífico celebrado en Balaguer (Lleida), donde se anunciaba que este componente servía para curar el autismo, un trastorno del neurodesarrollo que actualmente carece de cura. Pàmies anunció que, tras los requerimientos de la Generalitat, que le instó a no promocionar el MMS, iba a cancelar el encuentro pero, finalmente, lo celebró, habló de las presuntas bonanzas de ese medicamento ilegal e incluso retransmitió su conferencia por las redes sociales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información