Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez desestima el cargo por agresión sexual de Lucia Evans contra Harvey Weinstein

La causa penal contra el productor de Hollywood sigue adelante en Nueva York con cinco cargos penales

Harvey Weinstein, este jueves, a su llegada a la Corte Suprema de Nueva York.
Harvey Weinstein, este jueves, a su llegada a la Corte Suprema de Nueva York. REUTERS

La causa penal contra Harvey Weinstein sigue adelante aunque sufre un importante revés coincidiendo con el primer aniversario del movimiento Me Too. El juez neoyorquino James Burke desestimó el cargo por agredir sexualmente a la actriz Lucia Evans. Siguen en pie los cinco restantes por violar y asaltar a otras dos víctimas, por los que el productor de Hollywood se enfrenta a una pena máxima en prisión de cadena perpetua.

Weinstein se entregó a la policía de Nueva York el pasado 25 de mayo para su arresto. Entonces fue imputado por tres cargos penales, dos por violar a una mujer en 2013 y otro por agredir sexualmente a otra en 2004, que coincidió con el relato de la aspirante a actriz. Un mes después se le sumaron tres nuevos cargos relacionados con una tercera víctima en 2006, dos de ellos por abuso sexual. El productor se declaró “no culpable” y está en libertad vigilada.

La vista estaba programada para el 7 de noviembre, pero se adelantó a este jueves porque la defensa disponía de evidencias que demostraban que la relación con Evans fue consentida y solicitó que se retiraran los cargos. La audiencia en el Tribunal Supremo de Manhattan se celebró justo un año después de que la actriz Lucia Evans relatara a la revista The New Yorker que fue forzada a realizarle una felación.

Benjamin Brafman, el abogado de Weinstein, acusó al equipo que dirige el fiscal Cyrus Vance de haber retenido mensajes que Evans mandó al productor tras la supuesta agresión sexual y que habrían hecho pensar dos veces al Gran Jurado sobre los cargos por los que finalmente fue imputado su cliente. También argumentó que no se identificó correctamente el día en el que se produjo el acoso a Evans.

Los abogados de la defensa y la acusación llevan semanas batallando a puerta cerrada sobre las alegaciones de Lucia Evans que no se hicieron públicas. La identidad de la segunda víctima se ha mantenido en el anonimato porque nunca denunció públicamente la violación. La tercera causa por la que Harvey Weinstein fue procesado es la de Mimi Haleyi, una antigua asistente de la productora Weinstein Company.

La audiencia fue breve. Benjamin Brafman dijo a la salida que el desenlace era “muy positivo” para su cliente y añadió que esta acusación le hizo "un daño irreparable", por eso cree que Evans debería ser procesada por perjurio. La abogada de la actriz aprovechó, sin embargo, para cargar contra el trabajo de la oficina del fiscal de Manhattan. “¿Por qué es tan complicado que un depredador sexual rico rinda cuentas?", se preguntó, "la batalla no está acabada. Este hombre la asaltó y va a probarlo". También recordó el número de mujeres que han acusado al productor.

La estrategia de la defensa se centra en tratar de atacar la integridad de las víctimas y del sistema legal, según la fiscalía. Los investigadores del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD, según sus siglas en inglés) responden diciendo que tienen plena confianza en la causa presentada contra Harvey Weinstein y consideran que las pruebas que se recabaron son lo suficientemente robustas.

Más de 75 mujeres acusaron públicamente a Weinstein de abusos sexuales, entre las que se encuentra la actriz Paz de la Huerta. Hay investigaciones abiertas en Los Ángeles y Londres. El escándalo provocó que la productora Weinstein Company se declarara en bancarrota y sus activos acaban de ser adquiridos por el fondo Lanterne Capital, tras pagar 289 millones de dólares.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información