Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi decide fumigar con óxido cuproso miles de pinos enfermos

Las instituciones vascas piden autorización al Gobierno para aplicar un "tratamiento aéreo" contra el hongo que ha infectado 41.000 hectáreas de árboles

Vista de un boque de pinos radiata afectados por un hongo patógeno en Gipuzkoa.
Vista de un boque de pinos radiata afectados por un hongo patógeno en Gipuzkoa.

La solución para combatir la plaga que azota al pino insigne (pinus radiata) del País Vasco pasa por desinfectar desde el aire con óxido de cobre los bosques afectados por el mal de la banda marrón o roja. Este tratamiento aéreo ha sido elegido por las instituciones vascas para hacer frente a los tres tipos de hongo (Dothistroma septosporum, Lecanosticta acicola y Dothistroma pini) que han infectado al 33,15% de esta conífera, 40.914 hectáreas enfermas de las 123.432 que ocupa esta especie. El Gobierno vasco y las diputaciones de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa ya han cursado una solicitud al Gobierno central para llevar a cabo estas tareas de fumigación aérea que en otros lugares ha dado buenos resultados contra patógenos similares.

La consejera de Industria, Arantxa Tapia (segunda por la derecha), con los diputados forales de Medio Ambiente.
La consejera de Industria, Arantxa Tapia (segunda por la derecha), con los diputados forales de Medio Ambiente.

El tratamiento aéreo con óxido cuproso se realizaría en la primavera de 2019 si el ministerio da su autorización, según han explicado este jueves la consejera de Industria, Arantxa Tapia, en una comparecencia con los responsables forales de Medio Ambiente de los tres territorios vascos. El plan interinstitucional contra la denominada peste del pino vasco contempla tres ámbitos de actuación que ha comentado Tapia: "La generación de conocimiento en torno a la enfermedad y la afección que está teniendo en la superficie forestal, la adopción de medidas para hacer frente a este mal y la recuperación del sector de la madera".

La superficie total arbolada alcanza un 54% del País Vasco, uno de los porcentajes más elevados de la Unión Europea. El sector forestal y de la madera representa el 1,5% del PIB vasco y emplea a alrededor de 21.000 personas. "Estamos ante un problema relevante que afecta a un sector clave", ha afirmado la consejera antes de anunciar las medidas que quieren adoptar las instituciones vascas. El 80% de las plantaciones de pino radiata son propiedad de particulares.

El plan de choque incluye "ayudas forales" para incentivar la corta de masas de pino muy afectadas y la repoblación de estas zonas con plantas más resistentes a la enfermedad importadas de Francia. Las diputaciones han anunciado que simplificarán los trámites administrativos para las cortas de árboles, facilitarán infraestructura para aplicar los tratamientos de desinfección y organizarán áreas de almacenamiento de madera cortada para su venta, entre otras medidas.

La explotación comercial del pino radiata, oriundo de la costa sur de California, es uno de los principales sustentos de la industria de la madera. Esta variedad de conífera representa el 80% de las talas autorizadas. El inventario forestal de Euskadi cifra las existencias de madera en 62,6 millones de metros cúbicos, con un crecimiento interanual de 3,4 millones frente a los 2,1 millones de metros cúbicos que se cortan en el mismo periodo.

El Gobierno vasco y las diputaciones han asegurado que van a desarrollar un plan estratégico "conjunto" y en colaboración con el sector forestal que tiene un doble objetivo: "Que el sector forestal vasco mantenga sus señas de identidad, labradas durante décadas en torno a valores como la competitividad y la sostenibilidad, y evitar el abandono de la actividad forestal en nuestros montes", ha destacado la diputada del ramo de Gipuzkoa, Ainhoa Aizpuru.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >