Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de la fauna salvaje ha desaparecido en 40 años

En Ghana la población de leones en una reserva se redujo un 90% en menos de 50 años

Imagen de un Pingüino Papua y un Skua Pardo en Hanna Point (Isla Livingston), uno de los lugares que ofrece la mayor diversidad de fauna Antártica.rn
Imagen de un Pingüino Papua y un Skua Pardo en Hanna Point (Isla Livingston), uno de los lugares que ofrece la mayor diversidad de fauna Antártica.

La mitad de la fauna salvaje del planeta ha desaparecido en 40 años, según The Living Planet Report, un prestigioso informe en el mundo de la ciencia que estudia la salud del planeta y el impacto de la actividad humana. Estos nuevos resultados, elaborados con una metodología más exacta, empeoran el panorama de los ya expuestos hace dos años en otro informe. En ese estudio se exponía que la fauna salvaje se había reducido en un 30%.

Los investigadores aseguran que las poblaciones de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces han disminuido alrededor de un 52%. Por su parte las especies de agua dulce han sufrido una peor suerte, con un fuerte impacto de un 76% menos. Apuntan además que el ser humano está talando árboles a una velocidad mayor de la que se pueden volver a plantar, pescando más peces de lo necesario y emitiendo más carbono de lo que los océanos y los bosques pueden absorber.

Pero no toda la fauna del planeta disminuye a la misma velocidad. Hay zonas más afectadas que otras, que el estudio califica de impacto severo, como Ghana donde la población de leones en una reserva se redujo un 90% en 40 años. En Nepal el número de tigres pasó de 100.000 a 3.000 en apenas un siglo. El informe también apunta que la mayor amenaza a la biodiversidad registrada proviene de los impactos de la pérdida y degradación del hábitat movidos por lo que el estudio llama "consumo humano insostenible".

Sobre los efectos del cambio climático en las especies, los investigadores coinciden en que son preocupantes, pero no determinan las consecuencias concretas que tendrán sobre la fauna.