Condenados 44 estudiantes por invadir la Consejería de Educación en Palma

Los universitarios, que protestaron por los recortes deberán pagar una multa individual de 720 euros

Una protesta universitaria antirrecortes, que culminó con la invasión de la sede oficial de la Consejería de Educación en Palma, se cierra con una condena por desórdenes a los 44 alumnos protagonistas, que deberán pagar una multa individual de 720 euros —tres euros diarios por los ochos meses de pena—.

En mayo de 2012, en el curso de una movilización contra la política educativa y lingüística del PP, un colectivo de la asamblea de estudiantes de la Universidad de las Islas Balears (UIB) se manifestó y concentró ante la sede central en Palma de la Consejería de Educación. Durante la acción, un grupo ocupó las oficinas oficiales, durante dos horas, tras extender una pancarta antirrecortes en la fachada. La policía tardó 45 minutos en desalojar la sede y expulsar a los activistas que adoptaron una actitud pasiva-resistente: se sentaron en el suelo. En el grupo había varias menores.

Más información
Cinco detenidos por las protestas contra los recortes de Bauzá en Baleares
Bronca contra Bauzá en Manacor

Durante la invasión de las dependencias, varios alumnos entraron en el despacho del consejero. Además hubo un intercambio de zarandeos entre alumnos y una alto cargo que se opuso. La juez penal considera que los estudiantes “accedieron en tropel”, extralimitándose de “cualquier eventual autorización administrativa”.

La juez de lo penal afirma que los condenados “perturbaron gravemente el orden” de la oficina pública, durante dos horas. “Examinaron y fotografiaron documentos” y provocaron una perturbación grave del orden público. Según la magistrada, existía “un deseo expreso de atentar contra el orden publico”.

Todos los alumnos implicados e identificados en la acción son culpables de un delito de desórdenes y cinco de ellos son condenados por una falta de lesiones a un mes de multa, 90 euros, por haber agarrado con fuerza a la alto cargo, “llegando a caer al suelo y causándole policontusiones y hematomas”. La sentencia es recurrible. La defensa negó la agresión. Hay dos grabaciones -no completas- de los hechos.

La fiscalía reclamó en el juicio una penas de hasta 18 meses para siete de los detenidos y medio año para los otros. En su defensa los 44 implicados reseñaron que la protesta fue pacífica. De acuerdo con el relato de hechos probados en la sentencia, los jóvenes entraron en las dependencias oficiales en manifestación, gritando y coreando consignas de protesta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS