Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los taxis del DF se visten de rosa

El Gobierno busca unificar el color de los coches y acabar con los vehículos ilegales

El último cambio que se realizó fue hace seis años y su cromática fue la más cara de todas

Así serán los nuevos taxis que circulen por el Distrito Federal.
Así serán los nuevos taxis que circulen por el Distrito Federal.

Todos los taxis del Distrito Federal cambian de look y escogen el rosa. Las nuevas unidades usarán a partir de este miércoles los nuevos colores anunciados por la Secretaría de movilidad del Distrito Federal (Semovi): magenta por la parte superior y blanco por debajo de las ventanillas. El objetivo de esta medida es homogeneizar la imagen de los coches que prestan este tipo de servicio en la capital y acabar así con los llamados “taxis piratas”.

No es la primera vez que cambian de cromática. Con cada cambio de Gobierno se ha modificado el color para impedir que conductores particulares brinden este servicio sin una licencia. El último cambio se realizó en 2008, con el Gobierno de Marcelo Ebrard (PRD), imponiéndose el color rojo y dorado para los libres (los más comunes y baratos). A pesar de que esa medida fue la más cara de todas (la pintura de cada taxi costaba unos 460 dólares), ya que incluía unos ángeles en las puertas traseras, los piratas siguen circulando por la ciudad.

La novedad es que se unificará el color para todos los modelos. Hasta ahora, los conocidos como taxis de sitio (más caros y supuestamente más seguros) son blancos con una franja dorada y roja en la parte inferior. Pero con esta normativa solo se podrán distinguir de los libres por un pequeño distintivo en el techo del vehículo, donde también se señala si está ocupado o no. “Al ser todos iguales, la gente se puede confundir y subirse a un taxi más inseguro que el que yo conduzco", cuenta David González, que conduce uno blanco desde hace cinco años.

“Al ser todos iguales, la gente se puede confundir y subirse a un taxi más inseguro que el que yo conduzco"

David González, taxista

El coste del cambio de cromática deberán afrontarlo los conductores y ronda los 3.000 pesos (230 dólares). “Es un gasto que no teníamos contemplado y dudo mucho que sirva para combatir a los ilegales”, se lamenta Emilio Salinas, dueño de una parada y conductor que ya ha cambiado hasta tres veces el color de su vehículo.

La normativa afectará a 139.000 taxis, señalan desde la Semovi. Aunque de ellos, unos 20.000 tienen una licencia de hace más de 10 años y, según la nueva ley de movilidad, deben darse de baja y adquirir un nuevo vehículo. El Gobierno ofrece un cheque de 20.000 pesos (1.530 dólares) para la renovación.

La Secretaría de Seguridad Pública del DF y el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) son las encargadas de supervisar y vigilar el cumplimiento de la nueva cromática, la cual permanecerá vigente por un periodo mínimo de 10 años. Se han fijado varios plazos: los modelos de 2007 y 2008 deberán cambiar de color antes de la supervisión de julio de 2015; los modelos de 2009 y 2011 tendrán como fecha límite julio de 2016 y los de 2012 y más recientes tendrán hasta 2017.

“El problema es que los talleres se aprovechan con estos cambios y triplican el precio de la pintura”, critica David, que reconoce la suerte que ha tenido porque solo tiene que añadir el rosa a su vehículo blanco. Y añade: “Si no quieres gastarte tanto dinero, puedes colocar una pegatina grande de ese color y listo”.