Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Criba de las donaciones de sangre para evitar enfermedades tropicales

Los extranjeros y los viajeros españoles pasan requisitos extra de seguridad

Donantes en el Banco de Sangre y Tejidos del hospital Vall de Hebrón de Barcelona. Ampliar foto
Donantes en el Banco de Sangre y Tejidos del hospital Vall de Hebrón de Barcelona.

La donación de la sangre no es igual para todos. Los extranjeros y los turistas españoles tienen que superar unos requisitos adicionales que dependen de la zona de origen. Así, a los naturales de países donde es endémico el paludismo, el chagas o el HTLV (un virus que afecta a los linfocitos) podrán donar si la prueba inmunológica o genómica resulta negativa. Además son sometidos a los análisis generales del resto de donantes: HIV, hepatitis A, hepatitis B y sífilis cada una de las veces —cuatro si es un hombre, tres si es una mujer— que se puede donar una bolsa de 450 mililitros cada año. Solo en Madrid cada día son necesarias 800 donaciones para cubrir los pacientes de los diferentes hospitales, según el Centro de Transfusión de Madrid. Un enfermo de leucemia necesita hasta 250 donaciones; un trasplante hepático, entre 20 y 30; y una hemorragia digestiva, unas 10.

“Tanto los criterios de selección de donantes como las pruebas de verificación son actualizados y adaptados a la situación epidemiológica de cada momento en consonancia con las directivas europeas”, explica una portavoz del Ministerio de Sanidad. “El Comité Científico para la Seguridad Transfuncional (CCST) elabora las medidas encaminadas a la detección de enfermedades infecciosas, así como al establecimiento de las medidas pertinentes a fin de garantizar al máximo la seguridad de la sangre y los derivados”, añade. “En concreto, desde el año 2003, el CCST viene estudiando de forma exhaustiva algunas enfermedades infecciosas no endémicas de nuestro entorno, pero que exigen su estudio para prevenirlas”, según Sanidad.

Según la jefa de Área de Control de Calidad e Inmunohematología del Centro de Transfusión de la Cruz Roja Española en Madrid, María Ángeles Andreu, “hay preguntas que se le hacen al donante, tanto si es español como si es extranjero, sobre dónde y cuándo han viajado a algún país fuera de España, el lugar de nacimiento, o si ha residido fuera de su lugar de origen, durante qué periodo de tiempo”.

En la Puerta del Sol aparca uno de los nueve autobuses que funcionan como unidades móviles de la Cruz Roja en Madrid capital. Atienden entre 7 y 41 donaciones al día. Una de los médicos asegura que, en verano, “se acerca más que nada gente de otras ciudades que están de vacaciones y a quienes les apetece ser solidarios”.

“El CCST ha emitido sucesivas directrices sobre transfusión sanguínea y la enfermedad de chagas, el paludismo, el virus linfotrópico humano de células T (HTLV-I-II), el virus del Nilo Occidental y el virus chikunguña”.

Los donantes no pagan las analíticas. Cada bolsa de sangre pasa a ser analizada y de salir positiva el centro de transfusión comunica los resultados al donante por correo certificado. En este caso la persona debe hacerse una segunda analítica. Y esta vuelve a salir alterada la legislación de hoy en día no le permite a este donar. Según la médico Mar Lago, los resultados, dependiendo de la enfermedad, tardan entre tres y ocho días.

“Cuando vas a donar sangre tienes que pasar todo este proceso. Pero no se escatima en gastos. Si a ti te van a poner sangre porque mañana estás enferma y yo soy la hematóloga que firma la transfusión, yo quiero tener una sangre que sea segura, para que a ti no te vaya a contagiar nada”, sentencia Andreu.

Vigilancia de chagas y malaria

En 2005, tres españoles resultaron infectados con el virus del chagas por una transfusión. Desde esa fecha el Gobierno excluye de los posibles donantes a aquellas personas que han sido diagnosticadas o tienen antecedentes de haberlo padecido. En el caso de los viajeros comunitarios o no comunitarios que visiten zonas endémicas de chagas deben de esperar seis meses desde su regreso en España para la realización de una analítica que confirme su estado de salud para donar sangre.

En lo referente al paludismo, el Gobierno excluye por 36 meses a aquellos que hayan vivido los cinco primeros años de su vida en una zona endémica del paludismo siempre y cuando no presenten síntomas. Este tiempo de restricción puede reducirse a cuatro meses en tanto el donante resida de manera ininterrumpida en España durante dicho periodo de tiempo, y aparte se realice una prueba inmunológica.

Los viajeros comunitarios o no comunitarios que hayan estado en zonas endémicas de paludismo no podrán donar sangre durante los primeros seis meses desde su regreso a España.