Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Galopando sobre Juanito y su madre. Más sobre pobreza infantil.

En las familias que no tienen suficientes recursos económicos para vivir, se produce un tipo de estrés tóxico

Maleni, se retrasa mucho en el pago de los recibos de la vivienda y de las compras a plazos que hizo cuando tenía trabajo. Estudió para maestra y trabajó de cajera en una gran superficie. Esta gaditana guapa, a pesar de las puñaladas que da la vida, es la madre de Juanito (Cádiz, 5 años). Este invierno no ha podido mantener caliente el partidito donde viven ella y su hijo, en el barrio de La Viña, el del Carnaval. Maleni quiere a Juanito con locura pero no puede darle una comida de carne, pollo o pescado cada dos días. Entre ella y sus cuatro amigas o no tienen coche, o carecen de lavadora, o de tele o no disponen de teléfono. Ninguna de ellas ha ido de vacaciones desde 2009, cuando todo empezó a ir peor. “La Caleta, ese es nuestro veraneo”.

La madre de Juanito tiene menos suerte que su prima Dori que se fue a vivir a Ceuta. Dicen en el barrio que la ministra ha cogido manía a los andaluces, porque "va a dar una paguita mayor a la gente de Ceuta" que a los de aquí. Quién sabe si será otra mentira, como cuando le iban a dar la ayuda a su abuela de Madrid y "se murió sin cobrarla”.

Lola, la madre de Borja, que va a la misma guardería que Juanito, es trabajadora social y les ha explicado que son trasferencias económicas que aminoran el efecto causado por la crisis. Pero a Maleni, soltera, madre y sin trabajo, le cuesta aceptar que si su hijo y ella vivieran en Ceuta recibiría trasferencias más cuantiosas, desproporcionadamente más cuantiosas, "dentro de la porquería de ayuda que son", dice ella.

En las familias que no tienen suficientes recursos económicos para vivir, se produce un tipo de estrés tóxico que puede provocar alteraciones en la arquitectura cerebral. Los pobres enferman más que los ricos, sobre todo los pobres que viven en situaciones de desigualdad más pronunciada. Y esas situaciones más injustas les afectan. Es lo que se ha denominado el gap de renta: agujero que se provoca cuando las personas de una comunidad son muy desiguales entre ellos por causa de los ingresos o las trasferencias sociales. Esa diferencia económica se ha demostrado que puede afectar a la salud de la infancia y provoca problemas en esa etapa, que perduran toda la vida. Estudiando a personas que han vivido la desigualdad injusta y la privación, se ha demostrado que ese estrés de niños les ha afectado de adultos, tanto a sus emociones como a su inteligencia.

Es evidente que no podemos seguir exponiendo a la cuarta parte de los niños y niñas de nuestro país a una vida repleta de estrés crónico, provocado por sus condiciones económicas de vida y, por eso es un error de bulto del gobierno de España potenciar las causas de las causas de la desigualdad, haciendo más grande el agujero con medidas equivocadas o aplicando mal indicadores como el AROPE(1).

Maleni pensó: "Vaya tía la que haya inventado el reparto ese" tan injusto; me "dan ganas de ir a decirle cuatro cosas".

Los años más bonitos de Juanito y de niños o niñas como él están pasando con pena. Sus madres no dejen de darles cariño para compensar lo poco que tienen, confiando en que las cosas cambiarán, pero “son demasiados palos para nosotros y nuestros niños", que no han hecho nada malo. "El rey y el presidente del gobierno no deben estar enterados de todo esto".

"Habiendo para todos, como hay”; si la madre de Juanito pudiera, se repartían mejor las cosas.

Mariano Hernán y Antonio Molina son profesores de la escuela Andaluza de Salud Pública

(1) Arope (At risk of poverty and/or exclusión ; es un indicador de pobreza y exclusión social, que informa del porcentaje de población de cada comunidad que se encuentra en dicha situación. Para repartir los 16 millones de euros destinados a combatir la pobreza infantil el Ministerio de Sanidad ha utilizado este indice sin tener en cuenta el volumen total de niños en dicha situación en cada Comunidad. De manera que los niños en situación de pobreza o exclusión en Andalucía podrían recibir una ayuda de 1,9 euros (ibid).