Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad agiliza los traslados de mujeres maltratadas en situación de riesgo

El protocolo para enviarlas a casas de acogida de otras comunidades fija un plazo de 15 días

La tramitación de los desplazamientos de mujeres víctimas de violencia de género a casas de acogida de otras comunidades no podrá durar más de 15 días. Así lo han acordado esta mañana el Ministerio de Sanidad y los Gobiernos de todas las comunidades autónomas excepto Cataluña y País Vasco, que no se han sumado a la firma del nuevo protocolo "por razones competenciales", según ha explicado Susana Camarero, secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, tras la reunión de la Conferencia Sectorial de Igualdad.

El nuevo protocolo establece que las mujeres maltratadas y sus hijos podrán trasladarse a casas de acogida de una comunidad autónoma distinta a la que residen en un plazo máximo de 15 días desde la recepción de la solicitud, o en 24 horas en caso de que sea una situación de máximo riesgo. Los hijos serán escolarizados de forma inmediata al traslado y, si la mujer carece de medios, el gasto lo asumirá la comunidad de origen, aunque se abre la posibilidad de que acuerde un reparto de costes con la de destino. En el caso de Cataluña y País Vasco, Camarero ha precisado que seguirán funcionando como en los últimos años, con acuerdos puntuales con otras autonomías, y ha confiado en que, aunque no hayan suscrito el protocolo, van a seguir aplicando el principio de solidaridad como lo han hecho hasta ahora.

En la reunión también se ha aprobado un documento que define pautas comunes para la intervención individualizada de las mujeres, que supondrá una mayor coordinación entre los profesionales de las distintas áreas que participan en la atención a las víctimas (psicológica, social, educativa y judicial).

La secretaria de Estado ha anunciado además que el ministerio transferirá este año a las comunidades 4,3 millones de euros para programas de asistencia social integral a mujeres y a sus hijos. A ello hay que añadir otro millón, procedente de los llamados fondos noruegos, para que las comunidades desarrollen proyectos de asistencia a víctimas.