Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOEMI MEDINA / Médico de gestación subrogada

“El 40% de nuestros clientes son españoles; antes eran el 50%”

Esta profesional de una clínica privada de reproducción asistida en San Diego (California) atiende a un centenar de personas al año

Los pacientes, entre estadounidenses y extranjeros, buscan gestación subrogada

Noemi Medina.
Noemi Medina.

Noemi Medina es médico en una clínica privada de reproducción asistida en San Diego (California), California Center for Reproductive Medicine, y atiende a un centenar de personas al año que buscan gestación subrogada, entre estadounidenses y extranjeros. Medina coordina a los pacientes que realizan el proceso desde España.

Pregunta. ¿Qué porcentaje de los pacientes son españoles?

Respuesta. Alrededor de un 40%. El año pasado habría dicho un 50%. Ha disminuido un poco por la situación económica, aunque el boom empezó hace una década. Creemos que en los próximos años aumentarán los clientes, porque la gente quiere las garantías legales que aporta EE UU.

P. ¿Qué garantías?

R. En California, al sexto mes de gestación, un juez otorga la paternidad a los padres de intención, y se les inscribe en una partida de nacimiento.

P. ¿Hay muchos españoles porque en España existe el matrimonio homosexual?

R. No creo que sea por eso. Ni siquiera la mitad de las parejas son gay. Tenemos muchos pacientes heterosexuales que no pueden ser padres, ya sea por edad reproductiva o porque tienen algún problema médico. Vienen porque no se conforman con un no.

P. ¿Cómo se inicia el proceso desde España?

R. Yo hago el primer contacto y todo el seguimiento. La doctora Lori Arnold hace las evaluaciones, la extracción y la transferencia de ovocitos. Se necesitan dos visitas de los padres de intención. Primero, para donar el semen o los óvulos, y otra cuando nace el bebé.

P. ¿Cómo se garantiza que la madre gestante es libre?

R. Los padres de intención pueden proponer una, siempre que ella esté dispuesta a gestar en EE UU. Hay que realizar una evaluación psicológica a la gestante. Seguimos los procedimientos legales y damos parte a la agencia gubernamental FDA [Agencia del Medicamento y la Alimentación].

P. ¿La gestante y la donante pueden ser la misma persona?

R. Es legal, pero no es usual. Nosotros no lo hacemos. Sería controvertido; la intención es que la gestante no tenga ningún vínculo biológico con el bebé. Ella solo lo carga.

P. ¿Cuánto cuesta el proceso?

R. Incluyendo el aspecto legal, unos 72.000 euros. El proceso clínico, unos 21.635 euros.

P. ¿Recibe dinero la gestante?

R. Sí. Recibe unos 25.000 dólares (18.000 euros) de promedio. No vamos a negar que lo hace por la compensación, pero hay otros factores. Si su única motivación es económica, no es una buena candidata. Muchas han vivido de cerca un problema de fertilidad o han conocido a otra madre subrogada, así que están sensibilizadas.

P. ¿Le parecería bien que se aprobara una ley como la californiana en España?

R. Vivo en un país donde hay libertad de decisión individual. Yo no tengo ningún problema en que se apruebe en otro país, siempre que se haga de forma adecuada. En EE UU se hacen subrogaciones desde hace 20 años, por eso somos expertos. Todo lo que tenía que pasar, ya ha pasado y está legislado.

Más información