Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grabada por primera vez la obstrucción de la carótida que causa ictus e infarto

Investigadores del CNIC visualizan la formación de la placa de ateroma con alta resolución en un modelo animal

Imagen de alta resolución de la placa de ateroma en la arteria carótida Ampliar foto
Imagen de alta resolución de la placa de ateroma en la arteria carótida

Seguimos lejos de vencer a la aterosclerosis y a las enfermedades cardiovasculares asociadas, como el infarto de miocardio y el ictus cerebral —principal causa de mortalidad y discapacidad en países desarrollados pero gracias al equipo del CNIC (Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares), liderado por Andrés Hidalgo y Vicente Andrés, estamos más cerca de conseguirlo. Los investigadores han logrado, por primera vez, visualizar en un modelo animal cómo se forma la placa de ateroma en la arteria carótida, uno de los vasos donde se desarrolla.

La acumulación de grasas y colesterol en las paredes de las arterias se conoce como aterosclerosis. El flujo sanguíneo hacia órganos y tejidos disminuye y, por tanto, también el aporte de oxígeno. Anteriormente, se habían estudiado algunos procesos similares, pero solo en vasos de pequeño calibre. Los lugares donde se desarrolla la placa de ateroma son, sin embargo, grandes arterias afectadas por los movimientos respiratorios y pulsátiles. "Es muy difícil obtener una buena resolución de imagen porque se mueven mucho", explica Hidalgo. 

El objetivo estaba claro: inmovilizar uno de estos vasos. "Desarrollamos un mecanismo muy casero", describe Andrés. "Hicimos un sándwich con dos cristales de calidad pegados a la arteria carótida con una especie de plastilina, con cuidado de no distorsionar el flujo normal de la sangre". Una vez consolidado, se utilizan los equipos de imagen ya existentes para visualizar la formación de la placa. "Esta nueva metodología proporciona una valiosa herramienta para avanzar en el conocimiento de la aterosclerosis y sobre todo para identificar nuevas dianas terapéuticas".

Movimiento de leucocitos (verde) y plaquetas (rojo) que se acumulan en el borde de la placa de ateroma