Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU regulará los trasplantes de cara y manos

Según fuentes del Gobierno, se estima que cada año serán 12 las personas que requieran una intervención de estas características

Lindsay Aronson, mujer de Richmond (Virginia) que se sometió al trasplante de las dos manos.
Lindsay Aronson, mujer de Richmond (Virginia) que se sometió al trasplante de las dos manos. AP

El Gobierno de Estados Unidos se está planteando reformar su sistema de trasplantes para que órganos como la cara y las manos estén regulados de la misma forma que otros, como los riñones o los pulmones, y así promover las cirugías -normalmente, de urgencia- tras un accidente, una lesión o una pelea. Hasta ahora, decidir quién estaba cualificado para recibir una cara o unas manos se hacía de forma individual, caso a caso. Contar con una mayor cantidad de estos órganos mejorará la calidad de vida de muchos estadounidenses.

Para ser donante en EE UU, lo único que hay que hacer es marcar con una cruz, en la casilla pertinente, a la hora de sacarse el carnet de conducir. Esta nueva expansión del sistema de trasplantes podría complicar este proceso porque los expertos se preguntan cómo las personas deberían consentir a la hora de donar la cara o las manos sin que se vea afectada la donación de pulmones, riñones o hígados, entre otros órganos.

Una de las posibilidades, que está cogiendo más fuerza, es no diferenciar entre órganos, según explicaron expertos de la Red Unida para Compartir Órganos (UNOS), organización encargada de regular las nuevas políticas en los próximos meses, a AP.

El pasado julio entró en vigor una nueva regulación por la que el UNOS pidió una revisión de la donación de cara, manos, corazón y riñones. Estos cuatro órganos son más complejos que las córneas, las arterias y otros tejidos más simples que ya están regulados por la Administración de Alimentos y Medicinas de EE UU (FDA, por sus siglas en inglés).

En la norma, el organismo definió "órgano" como cualquier parte del cuerpo, desde los pies hasta las cuerdas vocales, continúa la agencia. La nueva regulación requiere que los potenciales receptores estén incluidos en la base de datos del UNOS con el fin de asegurarse la compatibilidad con las manos o la cara; trasplantes en los que encontrar un donante con el mismo tipo de tejido; color de la piel, edad y género son fundamentales para asegurar el éxito.

Antes de buscar la compatibilidad, el UNOS debe decidir cómo organizar la lista de espera para recibir estos órganos. Según fuentes del Gobierno, se estima cada año serán 12 las personas que requieran un trasplante de estas características.

La diferencia entre los trasplantes de cara y mano y de otros como los de riñón es que, en estos casos, la cirugía es reconstructiva -más complicada, según los expertos-. Y estas operaciones son bastante raras en el país.

El primer trasplante parcial de cara en EE UU se  aprobó en 2005, exactamente, en la Clínica de Cleveland y se llevó a cabo en diciembre de 2008. La cirugía duró más de 20 horas. El primer trasplante completo de cara ocurrió en marzo de 2011 y se llevó a cabo en el hospital Brigham and Women´s en Boston. Este era el tercero de estas características en el mundo. El primero se hizo en España en 2010 -cirugía en la que participaron 30 médicos- en el hospital de la Vall d'Hebrón (Barcelona).

En cuanto a las manos, el primer trasplante en EE UU se hizo en 1999 en el hospital judío de Louisville (Kentucky). Desde entonces, habría habido unas 27 intervenciones de estas características en el país, según AP. Además, estas intervenciones no siempre tienen un final feliz, se han producido dos muertes de dos pacientes tras un trasplante de cara en el mundo, y varios otros, han rechazado las manos "nuevas".

A pesar de que estas cirugías no son muy frecuentes en el país, EE UU cuenta con los avances tecnológicos y médicos punteros en distintos hospitales; con la investigación permanente y financiada por el Departamento de Defensa -sobre todo con el fin de tratar a veteranos-, y las historias de personas que se han sometido a un trasplante y narran en distintos medios de comunicación cómo ha mejorado su vida tras la intervención.