Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUAN JOSÉ GUERRA ABUD | Ministro de Medio Ambiente de México

“Somos de los países más afectados por el clima: tuvimos dos huracanes a la vez”

El Gobierno mexicano presiona para que haya compromisos en la cumbre contra el cambio climático ya que se siente de los más castigados por el fenómeno

Juan José Guerra Abud.
Juan José Guerra Abud.

Juan José Guerra Abud es el secretario de Medio Ambiente del Gobierno federal de México, un país que tradicionalmente ha ejercido un papel de mediador en las cumbres del clima y que, a pesar de sus propios problemas de contaminación, siempre se sitúa en el grupo de naciones dispuestas a avanzar en compromisos claros. Guerra Abud (Toluca, 1952) estuvo este lunes en Madrid de camino a la cumbre de Varsovia, que debe preparar estrategias para firmar dentro de dos años. México lo ve como un objetivo muy tibio. “México está por que haya metas contundentes. Es importante no esperar a 2015 para asumir compromisos vinculantes y sobre todo no esperar a 2020 para actuar. Hay que actuar ya”. El responsable mexicano asegura que su país ya lo hace. “México tiene que reducir gases de efecto invernadero, para luego tener la capacidad moral de pedir a otros países que hagan lo propio”.

Entre esos compromisos, México tiene una estrategia nacional contra el cambio climático y debe reducir por ley sus emisiones. “Tenemos que bajar en 2020 un 30% de las emisiones y en 2050 el 50% de lo que emitimos en el año 2000. Trabajamos para que no sea una simple teoría”. Esa estrategia se concentra en renovar un parque automovilístico muy viejo y promover el uso de gas natural (el 22% de las emisiones de México son del transporte).

El Gobierno de México presiona para que haya compromisos porque se siente “uno de los países más afectados por el cambio climático”. “En septiembre tuvimos dos huracanes que pegaron al mismo tiempo”. “Somos de los pocos países del mundo a los que los huracanes les pueden llegar por el Atlántico y por el Pacífico”.

Guerra Abud rechaza ese sentido de urgencia, de última oportunidad, que se le suele dar a las cumbres del clima, pero afirma que “no hay duda de que el calentamiento global es el gran reto de la humanidad en este siglo, tenemos que hacer algo porque las consecuencias pueden ser devastadoras”. “No creo que Varsovia sea la última oportunidad”, afirma, “pero, a diferencia de otras cumbres, ahora sí hay evidencias contundentes del calentamiento global. Hoy hay vidas que ya se perdieron. Vemos el caso dramático de Filipinas”. Pese a las evidencias, “hay muchos países que siguen regateándole al planeta un medio ambiente sano”, se queja.

Más información