Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ‘erasmus’ se movilizan en solidaridad con su remplazo

Una veintena de ciudades europeas acogen las protestas de los becarios ante el posible recorte de ayudas el próximo curso

'Erasmus' españoles en Riga graban un manifiesto en vídeo.

Los erasmus españoles han conseguido con sus protestas que la opinión pública se solidarizara con su grito por la retirada de la parte ministerial de las becas y de paso que el ministro José Ignacio Wert, presionado por el Gobierno y el partido, rectificase su intención y se comprometiese a abonar a todos las ayudas con las que contaban cuando hicieron las maletas (entre 100 y 180 euros el pasado año). Pero la lucha, dicen, no puede pararse pues el futuro de estas ayudas no se presenta halagüeño para los próximos erasmus.

Wert no se pronuncia sobre la dotación de becas para el próximo curso y se enzarzó el martes en una polémica con Bruselas respecto a la supuesta pérdida de becas y dotación para España con el nuevo reparto presupuestario de Erasmus +. Con estas mimbres de inquietud —aún no saben cuánto van a cobrar, ni cuando— y de solidaridad con el remplazo, centenares de erasmus de este curso se han manifestado hoy en una veintena de ciudades de toda Europa a la que pretenden se sumen los "exiliados laborales" y estudiantes de otras nacionalidades.

En su manifiesto, leído en todas las concentraciones, resaltan la "clandestinidad con la que se ha realizado la eliminación de becas, pese a que afectaba a estudiantes que ya se encontraban en su lugar de destino"; sostienen que retirarlas el año que viene (a quienes no tienen una beca general) es "un ataque a la educación pública, que priva a miles de estudiantes" de la posibilidad de disfrutar de la ayuda; desmienten la "excusa de la retribución, ya que las becas generales, cada vez más debilitadas, no llegan a quienes las necesitan", y denuncian la que consideran "privatización paulatina del derecho constitucional a la educación".

Las protestas comenzaron a gestarse el 4 de noviembre a través de las redes sociales para denunciar la retirada de sus becas, pero una vez conseguido su propósito consensuaron proseguir en lucha una vez ya organizados por países e incluso por ciudades. Las concentraciones han arrancado a mediodía en Berlín —entre la plaza de Brandeburgo a la embajada de España— y otros destinos del norte de Europa donde pronto se hace de noche y han continuado por la tarde en Cracovia, Turín, Edimburgo o Lisboa, con "un minuto de silencio en honor a la difunta beca" en París, tortilla de patatas en Budapest —"hecha quizá por los últimos erasmus", la promocionan los convocantes— o un vídeo en Helsinki con el que unirse a las protestas estudiantiles del 21 de noviembre en España.

En Roma, donde este fin de semana la capital italiana acoge un encuentro de estudiantes de intercambio de toda Europa organizado por la red de estudiantes erasmus, los españoles han aprovechado la coincidencia para que su denuncia tome fuerza con la ayuda de universitarios de otros países.

En La Haya, la protesta ha reunido frente a la embajada de España a una treintena de estudiantes llegados también de otras universidades del país, como Utrecht, Groningen y Maastricht, informa Isabel Ferrer. Todos han hecho hincapié en que el recorte de las becas “es la punta del iceberg de un ahorro injusto impuesto a golpe de decreto”, en palabras de Nacho Vera, que cursa tercero de Políticas. “Nos manifestamos de forma pacífica para que nuestros hermanos, primos o amigos, también puedan disfrutar en el futuro de Erasmus”, ha añadido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información