Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si las universidades cierran, se reducen las posibilidades de salir de la crisis”

El estudiante esloveno critica la política de austeridad que se ha impuesto en Europa

Rok Primozic.
Rok Primozic.

La Asociación Europea de Estudiantes (ESU, en siglas inglesas) reúne bajo un solo paraguas asociaciones de universitarios de 39 países del continente. Su presidente actual, el esloveno Rok Primozic, muestra su profunda preocupación por la situación de las universidades griegas (cuya imagen más clara es el cierre de dos de sus campus históricos) y por la deriva de recortes en educación superior en otros países del continente.

Pregunta. ¿Cuál es el impacto del cierre de la Universidad Nacional Capodistria de Atenas y la Universidad Politécnica de Atenas?

Respuesta. Nos preocupa que las medidas de austeridad y los recortes en los presupuestos públicos en Grecia hayan llegado al punto en que las universidades no pueden ofrecer sus funciones básicas de investigación y docencia. La situación en Grecia se ha agravado desde hace tiempo, y ya hemos visto numerosos ejemplos de cómo la austeridad no está funcionando, que no es la solución para los países europeos. Cuando las universidades se ven obligadas a cerrar sus puertas, el país pierde posibilidades de salir de este círculo vicioso de la austeridad y los recortes. Además, causará muchísimos problemas a unos estudiantes que posiblemente no podrán terminar sus estudios.

P. ¿Hay que mantener abiertas todas las universidades a toda costa?

R. La educación es una inversión, no un gasto. Aunque, por supuesto, los sistemas educativos deben estar diseñados de manera sostenible, los cambios se deben hacer con mucho cuidado y teniendo en cuenta todas las consecuencias. Grecia está haciendo frente a una tasa de desempleo sin precedentes y los jóvenes no tienen posibilidades. Dado que la educación es una institución central de nuestra sociedad y uno de los principales pilares de la civilización moderna, los cambios repentinos en los sistemas educativos pueden ser devastadores.

P. ¿Cómo se ve desde ESU la situación de la educación superior en Grecia?

R. Nos preocupa que los estudiantes estén sufriendo demasiado la política económica que impulsa Europa. Ellos no tienen la culpa, pero están pagando por las malas decisiones de políticas y las falsas expectativas en el mercado laboral. Parece que las políticas económicas lastrarán las generaciones presentes y futuras de Grecia. Este es un problema grave, ya que Europa y Grecia no pueden permitirse el lujo de recortar la educación.

P. ¿Cree que la situación de la universidad en Grecia es un síntoma de los peligros que enfrentan las universidades del sur de Europa?

R. Nos preocupa las tendencias preocupantes que estamos viendo en la educación superior en el sur de Europa en los últimos años. Hemos visto los presupuestos recortados hasta en un 30% en solo un año, como es el caso de Chipre. Esto afecta a miles de estudiantes. Las medidas de austeridad no deben ser glorificadas, como hemos escuchado hacer a muchos políticos, incluyendo al presidente de la Comisión Europea [José Manuel Durão Barroso]. Todos los países han hecho sus sacrificios para cumplir con los términos de austeridad y eso tiene sus consecuencias. Por supuesto, es importante ser optimistas sobre nuestro futuro, pero no podemos ignorar el impacto social de esa política de austeridad, pues los estudiantes y los jóvenes están entre los más afectados por esas medidas, cuando deberían haber sido protegidos de ellas.

P. ¿Es posible en este momento ofrecer universidades públicas gratuitas, como es el caso de Grecia?

R. Se trata de cómo se fijan en los presupuestos las prioridades de un país. Los estudiantes creemos que la educación en general, y la universidad en particular, es algo prioritarios, independientemente de la situación financiera del país. Y aun más lo es en tiempos de crisis en los que la educación es la única manera segura para recuperar la economía. La educación superior es y debe ser considerada como un bien público y una responsabilidad pública, lo que significa que tiene que ser accesible para todos. Nosotros haremos todo lo posible para defender esta idea frente a los responsables políticos que dicen que quieren sacar a sus países de la crisis y a la vez recontan fondos para la educación superior; eso es como querer curar a un enfermo recortándole el corazón.

Más información