Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Choque por las prospecciones en Canarias

El Cabildo de Lanzarote airea un informe de Repsol

Choque por las prospecciones en Canarias
EL PAÍS

El Cabildo de Lanzarote ha llevado a la calle su oposición a las prospecciones que prevé Repsol frente a las dos islas más orientales de Canarias (esta y Fuerteventura). A partir del documento de síntesis elaborado por la petrolera sobre los posibles riesgos de este proyecto, ha emitido una nota en la que destaca que en el texto “el consorcio petrolero reconoce una de las más relevantes alertas que de forma sistemática y argumentada reivindican las entidades opuestas al proyecto petrolero: el riesgo implícito de que mareas negras de petróleo alcancen las costas de las Islas Canarias”. Para que los ciudadanos puedan verificarlo, ha difundido el documento en la web e incluso ha instalado ordenadores en su sede para que puedan consultarlo.

En concreto, la frase que más preocupa es la que establece que “en resumen, considerando la probabilidad de un ‘peor caso’ con consecuencias desastrosas, y la probabilidad asociada a un peor escenario de blowout (reventón, explosión) para el proyecto de Canarias, se considera que el riesgo ambiental y social de un derrame por blowout en la costa de consecuencias desastrosas, y en ausencia de medidas preventivas y correctoras, es medio”. Para el Cabildo, la conclusión es clara: “Ante la evidencia manifiesta de los riesgos que las explotaciones petrolíferas podrían generar sobre las Islas Canarias, adopten de forma inmediata la decisión de suspender el proyecto y retirarse definitivamente”.

El peor escenario

Repsol acusó ayer al Cabildo de Lanzarote de “pretender generar alarma y meterle el miedo en el cuerpo a la gente”. Un portavoz señaló que esta Administración “ha tomado el caso más extremo, cuya probabilidad asociada es absolutamente remota, y ha convertido la excepción en generalidad”. 

El estudio de impacto ambiental enumera los posibles riesgos medioambientales y se pone en los peores escenarios y con las peores condiciones de vientos y corrientes. Además, evalúa lo que sucedería si se produjera el blowout (erupción incontrolada del pozo), algo que tiene una probabilidad de uno en 50.000, y el derrame fuera continuo durante 45 días y sin adoptar medidas correctoras, explica la compañía. “Una probabilidad absolutamente remota”, precisa su portavoz, y “una hipótesis que no se puede producir, puesto que es obligatorio tener un plan de contingencias para tomar medidas”.

La probabilidad que estima el documento, de una explosión por cada 50.000 perforaciones, que se convierten en el peor caso posible es “dos órdenes de magnitud mayor”, es decir, uno de cada 5.000.000 (es más fácil que toque la Lotería de Navidad, por ejemplo, que sucede a uno de cada 100.000 números). La explosión es la peor posibilidad. Otras, como el derrame de fuel, tienen un riesgo muy inferior y afectarían en todo caso más a África, dice el informe.