Un informe sobre los tres primeros muertos por gripe aviar inquieta a China

El virus ha provocado ya 11 muertes y 38 contagios, cinco ayer El estudio demuestra que el virus tiene rasgos genéticos que impulsan la infección de mamíferos

Pollos colgados en un matadero. Su comercialicación fue vetada el 12 de abril.
Pollos colgados en un matadero. Su comercialicación fue vetada el 12 de abril.AP

Un estudio realizado por científicos chinos sobre los tres primeros infectados por el nuevo virus de la gripe, todos ellos muertos durante los últimos dos meses, demuestra que sufrieron neumonía severa, choque séptico y otras complicaciones en el cerebro, el riñón y otros órganos. El diagnóstico presiona a las autoridades chinas para que frenen su propagación, que ya ha provocado la muerte de 10 personas y ha contagiado a 38, cinco de ellas durante la jornada de ayer, según la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar de China (NHFPC).

El informe, difundido por la publicación The New England Journal of Medicine, inquieta a las autoridades chinas y las presiona para que frenen su propagación. La nueva información "abre muchas preguntas urgentes y aumenta la preocupación global por la salud pública", añade un comentario de las autoridades sanitarias estadounidenses publicado con el estudio. La ONU también ha comunicado su preocupación por el asunto.

El virus H7N9, que se contagia entre aves o de aves a humanos, apareció por primera vez hace dos meses en Shanghái y se han producido casos también en las provincias de Jiangsu, Anhui y Zhejiang, todas ellas en el sureste de China.

La infección del virus, según el análisis, desencadena una enfermedad severa con rasgos genéticos que le permiten contagiar a mamíferos y, probablemente, los humanos que lo contraen no tienen resistencia a él. Uno de los principales problemas es que se propaga mediante aves de una manera invisible, ya que no desarrollan la enfermedad, y solo se percibe cuando un humano enferma.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció esta semana que la investigación para desarrollar la vacuna contra el virus H7N9 estará lista en semanas, aunque el Gobierno de Pekín anunció ayer que se tardarán unos siete meses para dar con ella.

La Comisión Nacional de Salud china y la OMS coinciden en que, hasta la fecha, no se han encontrado vínculos entre los pacientes aquejados por el virus. Además, ha añadido el ente de Pekín, quienes habían tenido contacto directo con las personas afectadas han sido puestos bajo observación y no han mostrado síntomatología atípica al respecto. Por el momento, no existen indicios de que el virus H7N9 pueda transmitirse de humano a humano.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS