Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 32% de las personas sin hogar han perdido su techo este año

El INE ha publicado un avance que cifra en 23.000 las personas sin vivienda que han pasado por centros asistenciales

La pérdida del trabajo es la principal causa de perder su alojamiento

Casi la mitad de las personas sin hogar llevan más de tres años en esa situación y un 32% han perdido el techo en este año. Este colectivo, de difícil recuento, se cifra en casi 23.000 personas, que son las que han pasado por centros asistenciales (de alojamiento o restauración), según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El 80% de estas personas son hombres y más de la mitad del total tienen menos de 45 años, situándose la edad media en 42. Las causas principales de estar sin techo son la pérdida del empleo (45%), no haber podido hacer frente a los pagos de la vivienda (26%) o la separación de la pareja (20%). Aunque los expertos saben que no siempre basta uno de estos motivos, sino que, por lo general, es la mezcla de varios de ellos la que lleva a esta situación.

La falta de red familiar es determinante, como indican las cifras: el 51% de ellos son solteros y el 28% separados o divorciados. Uno de cada 10 tiene hijos, pero la falta de dinero ha sido una constante en sus vidas y el 41% comparte la pérdida de algún familiar.

El 60% completó la educación secundaria y hasta un 11,8% alcanzó estudios superiores. Más de la mitad están buscando empleo y el 38% lo lleva buscando entre uno y tres años. El 17% desde hace más de tres.

Extranjeros y españoles se reparten casi mitad por mitad la estadística, 54% españoles, 45% extranjeros, de los cuales, el grupo más numeroso es el de los africanos. A pesar del carácter errante de estas personas, el 98% de los españoles están empadronados en un municipio, mientras que solo lo está el 77% de los extranjeros.

Teniendo en cuenta que estas cifras se extraen solo entre las personas sin hogar que han pasado por centros residenciales de municipios de más de 20.000 habitantes y que son mayores de 18 años, País Vasco, Galicia y Navarra son las comunidades donde más personas con estas características se han contado, en relación con la población (por cada 100.000 habitantes). Ceuta y Melilla, con 638 y 549 superan con creces los datos de las comunidades antes citadas, pero seguramente es debido a que se incluyen los centros de internamiento de inmigrantes.

A pesar de vivir en la calle o en centros asistenciales, un 11% perciben una renta mínima de inserción y un 2,2% aún cobran subsidio por desempleo. Un 8,4% percibe alguna renta por desempeñar algún trabajo y un 6,% tiene pensión no contributiva. Los demás reciben ayudas de ONG, familia o de gente anónima en la calle.