Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aborda la prevención del suicidio

Todos los grupos parlamentarios suscriben una proposición no de ley para adoptar nuevas medidas

Cada día se suicidan en España nueve personas. No hay respuesta al porqué. En las estadísticas oficiales no se recoge la causa o motivo de estos fallecimientos. A pesar de la complejidad de este asunto, los grupos parlamentarios consideran que hay campo para la prevención por lo que, a iniciativa de UPyD, todos ellos han suscrito una proposición no de ley para adoptar, dentro de la Estrategia de Salud Mental, “una redefinición de los objetivos y acciones de prevención del suicidio”.

El asunto ha merecido el interés de los números uno de cada grupo, una vez que la presidenta de UPyD, Rosa Díez, se dirigió a todos ellos personalmente para llevar a su ánimo la necesidad de tomarse muy en serio la situación de los suicidios en España. Todos han firmado, encabezados por el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, junto a Soraya Rodríguez, del PSOE, Josep Antoni Duran i Lleida, de CiU, Josu Erkoreka, del PNV, José Luis Centella, de Izquierda Plural, Joan Tardà, de ERC y los portavoces de los partidos que integran el Grupo Mixto.

En una primera aproximación los portavoces parlamentarios recogen las cifras más recientes publicadas por el Instituto Nacional de Estadística, correspondientes a 2009, según las cuales 3.429 personas se quitaron la vida. Niños, adolescentes, ancianos y personas en riesgo de exclusión son los grupos sobre los que hay que incidir, porque “la prevención funciona”, aseguran los expertos con los que se ha reunido UPyD.

3.429 personas se quitaron la vida en 2009, según el INE

Colegios, instituciones penitenciarias y residencias geriátricas constituyen el ámbito de actuación para prevenir el suicidio y siempre con la premisa de que “más del 90% de los casos están asociados a trastornos mentales tales como la depresión, la esquizofrenia y el consumo excesivo de alcohol”.

En esta proposición no de ley se pide al Gobierno que aborde “de forma multidisciplinar el suicidio, incluyendo la acción de Educación, Sanidad y Políticas Sociales, para estudiar factores de riesgo que pueden desencadenar procesos suicidas”.

Del texto se desprende que la forma de abordar hoy el suicidio es insuficiente por lo que se pide al Gobierno que, dentro de la Estrategia de Salud Mental, haga “una redefinición de objetivos y acciones de prevención del suicidio”. Los últimos casos están directamente vinculados a los desahucios de las viviendas.