Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La circuncisión religiosa seguirá siendo legal en Alemania

Una nueva ley garantizará que se pueda practicar por motivos religiosos

El Consejo de Ministros alemán ha aprobado un proyecto de ley para que siga siendo legal la circuncisión de niños por motivos exclusivamente religiosos. La futura norma permitirá que las circuncisiones de niños menores de seis meses sean practicadas por personas sin licenciatura en Medicina, pero impondrá requisitos sanitarios y una formación especial. La ley responde a la fuerte polémica levantada hace tres meses por un juez de Colonia que consideró delito la circuncisión de menores que no pueden dar su consentimiento. Las minorías religiosas judía y musulmana protestaron enérgicamente tras esta sentencia. Apoyadas por las dos confesiones cristianas mayoritarias en Alemania (la evangélica y la católica), diversas organizaciones judías y musulmanas solicitaron al Gobierno que garantice la legalidad de esta tradición religiosa. La Cámara baja del Parlamento (Bundestag) también votó una proposición para recomendar al Gobierno una ley como la recién aprobada.

La norma proyectada obligará a los padres a informarse de los riesgos que implica la operación. También regula que se practique cumpliendo granarías sanitarias indispensables para minimizar esos riegos. El presidente del Consejo Central de los judíos en Alemania, Dieter Graumann, considera que el proyecto es “inteligente, equilibrado y justo”. Con él “se envía una señal de que la vida religiosa judía y musulmana sigue siendo bienvenida en Alemania”. Su homólogo al frente del Consejo Central de los musulmanes, Aiman Mazyek, cree sin embargo que la propuesta puede mejorarse. En su redacción actual, la ley incluye salvedades al derecho a la circuncisión, para garantizar “el bienestar del niño”. A juicio de Mazyek, queda aún por discutir qué significa este punto. No obstante, él también celebra la decisión del Gobierno de Angela Merkel, que “no criminaliza” a los judíos ni a los musulmanes.

Las reacciones al juicio de Colonia fueron extremas. Por un lado, numerosos líderes religiosos y sociales de ambos credos denunciaron que la sentencia aspiraba a dejarlos fuera de la ley. Un rabino habló de la “mayor agresión a la vida judía desde el Holocausto”. Es un asunto muy sensible en Alemania, que durante la dictadura nazi asesinó metódicamente a seis millones de judíos europeos. Por el contrario, diversas organizaciones laicas celebraron el fallo y llamaron a prohibir definitivamente las circuncisiones a varones menores de edad cuando no haya indicaciones clínicas. El debate alcanzó gran acritud en Internet, donde unos comparaban la circuncisión masculina con la ablación de clítoris de niñas (que es una mutilación muy dolorosa y a menudo mortal) mientras que otros defendían su inocuidad comparándola con la perforación del lóbulo de las orejas.

Los judíos circuncidan a los varones a los ocho días de vida, como dispone el Antiguo Testamento. Los musulmanes practican la misma tradición en los niños más crecidos, generalmente antes de que cumplan 12 años.

Más información