Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigadores españoles afirman que han hallado lobos en Marruecos

Los biólogos resaltan que la presencia de la especie era desconocida en el Atlas

La foto del lobo tomada en el Atlas, según los investigadores.
La foto del lobo tomada en el Atlas, según los investigadores.

Un grupo de investigadores españoles ha anunciado que han fotografiado al lobo en Marruecos, donde la presencia de esta animal era desconocida. El hallazgo, publicado en la revista especializada Quercus y pendiente de revisión científica y de análisis genético, se suma al descubrimiento de investigadores británicos de que una especie de chacal que habita en Egipto es en realidad un lobo. Esto amplía en África la distribución de la especie Canis lupus lupaster o lobo africano.

Vicente Urios, de la Universidad de Alicante, afirma que se trata de “un hallazgo fabuloso”. Junto a Carlos Ramírez y Miguel Gallardo, también de la Universidad de Alicante, Octavio Monroy, de la universidad Central del Estado de México, y el marroquí Hamid Rguibi, de la Universidad de El Jadida, llevaban tres años y medio de trabajo en el Atlas en busca del leopardo.

Hace un año y medio, ante una de las cámaras fijas que colocaron apareció un lobo, según Urios, que no muestra ninguna duda: “Me llamaron y me dijeron que habíamos fotografiado un chacal y cuando lo vi me di cuenta de que era un lobo”, explica este biólogo que realizó la tesis doctoral sobre el lobo.

En un informe para el Gobierno marroquí, el equipo detalla que los bereberes de la zona donde trabajaban hablaban de que allí había dos tipos de chacales, uno grande y uno pequeño. El grande sería en realidad, según el trabajo del equipo de Urios, un lobo. “Ellos tienen hasta una palabra para el lobo, pero siempre se pensó que lo que había eran chacales”, cuenta Urios.

Las fotografías muestran un animal con “características claras de lobo, como son un cuerpo grande, esbelto, con un cuello potente, individuos altos de manto más oscuro, y con cola corta”. La foto está tomada en el Atlas a unos 1.800 metros de altitud.