Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pfizer paga una multa millonaria para eludir cargos de soborno fuera de EE UU

La farmacéutica acuerda con la Comisión del Mercado de Valores y el Departamento de Justicia de EE UU abonar 50 millones de euros por cohechos en Europa y Asia

Vista de la fachada de la sede mundial de Pfizer, en Nueva York.
Vista de la fachada de la sede mundial de Pfizer, en Nueva York. EFE

Pfizer, una de las farmacéuticas más poderosas del mundo, ha accedido a pagar 60,2 millones de dólares (unos 50 millones de euros) a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC) y al Departamento de Justicia para eludir los cargos de cohecho que pesan sobre varias de sus filiales por sobornar a médicos e instituciones sanitarias de Europa y Asia. El gigante farmacéutico había sido acusado de violar la Ley de Prácticas de Corrupción en el Extranjero, que prohíbe hacer pagos a miembros de otros Gobiernos para obtener ventajas económicas.

El pasado martes la SEC anunció el acuerdo al que había llegado con Pfizer, en virtud del cual la compañía le abonará 45 millones de dólares en compensación por los casos de soborno de varias de sus filiales y de Wyeth, adquirida en 2009, que se remontan a 2001. “Estos pagos ilegales se hicieron para influir en la aprobación de regulaciones beneficiosas y para favorecer la prescripción y la venta de sus productos y el incremento de sus clientes”, se puede leer en la demanda que interpuso la SEC.

Viajes, beneficios y dinero en efectivo

La investigación de la SEC y el Departamento de Justicia ha descubierto pagos ilegales de las filiales de Pfizer en, al menos, 11 países: Bulgaria, Croacia, Kazajstán, Rusia, Italia, la República Checa, Serbia, China, Indonesia, Arabia Saudí y Pakistán. Los sobornos eran similares en todos lugares, viajes, beneficios de las ventas, pagos en efectivo...

  • Bulgaria. Los empleados de Pfizer gastaron 28.000 dólares en viajes a Grecia para los funcionarios de la sanidad pública búlgara que más productos de la compañía prescribieran.
  • Croacia. La filial sobornó, con dinero en efectivo y el abono de los gastos de viaje, a un médico para conseguir que sus medicamentos pudieran venderse en el país, según reconoció Pfizer.
  • Rusia. El gigante farmacéutico afirmó haber ideado el Programa Hospital mediante el que ofrecían a los doctores rusos el 5% del precio de los medicamentos que recetaban y hacían pagos para asegurar la autorización de la venta de sus productos.

Ese mismo día, el Departamento de Justicia hizo público otro pacto al que había llegado con Pfizer H.C.P. Corporation, una filial de la farmacéutica, para evitar ser acusada de los mismos cargos de cohecho a cambio del abono de una multa de 15 millones de dólares. Pfizer H.C.P. admitió haber pagado entre 1997 y 2006 dos millones de dólares en sobornos a médicos y otras autoridades sanitarias de Bulgaria, Croacia, Kazajstán, Italia y Rusia y reconoció que, gracias a esos pagos, obtuvo más de siete millones en beneficios. En el comunicado del Departamento de Justicia se indica que la sanción económica “se ha rebajado debido a la colaboración de la filial con la investigación”.

La SEC y el Departamento de Justicia han valorado la cooperación de la farmacéutica en la investigación que, en 2004, alertó a las autoridades estadounidenses de los pagos irregulares que estaban realizando varios de sus empleados en el extranjero, algo que repitió tras adquirir Wyeth, en cuanto tuvo constancia de que la compañía había llevado a cabo sobornos en China, Indonesia, Arabia Saudí y Pakistán -unas acciones que, al parecer, se prolongaron durante varios años y que la propia entidad nunca ha admitido ni negado-.

En una nota de prensa emitida este martes, Amy Schulman, la vicepresidenta ejecutiva de Pfizer, hizo hincapié en que “la rapidez y la transparencia con la que la farmacéutica había reaccionado y colaborado demuestran la importancia que otorga a los valores de la integridad”. “Esperamos que nuestros colegas de Pfizer en el resto del mundo se adhieran a nuestros altos parámetros de conducta”, añadía en el comunicado.

La investigación a Pfizer se enmarca dentro de la ofensiva que están llevando a cabo las autoridades federales de EE UU para abortar las prácticas ilegales de las grandes compañías farmacéuticas en otros países para obtener tratos de favor y asegurarse la entrada de sus productos en sus mercados. El año pasado Johnson & Johnson pagó 70 millones de dólares tras admitir sobornos a médicos europeos. Teva Pharmaceutical Industries, AstraZeneca, Bristol-Myers Squibb y GlaxoSmithKline están cooperando con la Administración estadounidense en la investigación sobre sus propias actividades en el extranjero.