Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Está usted preparado para el copago?

La dudas crecen en torno al sistema que se instaura el domingo

La mayoría de las comunidades afirma que están preparadas

Las farmacias, inquietas, alertan de que la precipitación de la medida puede colapsarles

El domingo se pone en marcha el nuevo sistema de copago farmacéutico. Un modelo que prevé diferencias de cobro para los trabajadores en función de su renta y por el que los jubilados pagarán un porcentaje de los fármacos que antes obtenían gratis —con un tope mensual según sus ingresos—. La reforma ha obligado a adaptar las bases de datos de los centros de salud y hospitales de toda España para que las recetas que se dan a los ciudadanos incluyan el porcentaje que deben cubrir (codificado en códigos). También los sistemas informáticos de las farmacias han debido ajustarse. Pero a dos días de la llegada del copago todo es incertidumbre. La mayoría de las autonomías afirman que, a pesar de que se ha tenido poco tiempo, están preparadas. Otras intentan llegar a tiempo, pero trabajando contrarreloj. Todas admiten, eso sí, posibles errores; aunque esperan que sean menores. Pero los que más inquietos se muestran son los farmacéuticos, los ejecutores de la medida. Ellos son quienes experimentarán las dificultades tangibles de una política con la que el Gobierno calcula un ahorro de hasta 165 millones de euros. Las dudas en el sector y entre los ciudadanos son innumerables. Algunas son estas.

»¿Se aplicará en todas las autonomías? País Vasco ha aprobado un decreto por el que garantiza que sus ciudadanos sigan pagando lo mismo por los fármacos; en el caso de los jubilados, nada. El resto —aunque Andalucía ha recurrido la medida— sí lo aplicará. Aunque con esfuerzo. Es el caso de Asturias, que ha alertado de dificultades técnicas para llegar a tiempo y que espera poder solventarlas de hoy al domingo.

»¿Están las farmacias preparadas? Muchas aseguran que no. Las boticas españolas llevan usando el mismo sistema informático desde hace 20 años. Adaptarlo requiere tiempo. Tampoco se puede, denuncian, comenzar una medida de ese calado sin hacer antes algún ensayo para detectar incidencias. Y esas pruebas solo se han hecho en algunas farmacias murcianas. El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona aseguró ayer directamente que aplicar el nuevo copago es “inviable” en su comunidad, que además tiene desde hace unos días una tasa de un euro por receta. Isabel Vallejo, vicepresidenta de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), apunta a que es un “cambio clave”. “Hemos puesto los medios, pero aún no tenemos instrucciones informáticas concretas”, dice. El grado de adaptación a la medida depende, además, de cada botica y del programa informático que use. Antonio Martínez, gerente de AHM Systemas que adapta a las farmacias valencianas el software de la firma Farmatic (25% de cuota de mercado), señala que su plataforma sí tiene las actualizaciones para los nuevos tipos de aportación.

»¿El pensionista tendrá que seguir pagando el 10% del medicamento una vez superado su tope de aportación? Depende de cada comunidad. Cataluña es partidaria de que dejen de pagar una vez cubran su límite mensual (8, 18 o 60 euros, según su renta). Un portavoz de esta autonomía indica que se está trabajando para conseguirlo y que esperan llegar a tiempo. Si no, presentarán un modelo alternativo. En Andalucía, que tiene implantada la tarjeta electrónica, el sistema informático avisará de que se ha cubierto el límite y el pensionista no tendrá que pagar más. En cambio, en la Comunidad Valenciana no se contempla evitar el reintegro.

»¿Qué ocurrirá en el caso de que la consulta sea a domicilio? Médicos y pacientes se preguntan por las visitas en las que el facultativo no haya tenido tiempo de mirar el código de aportación. Las comunidades no tienen aún respuesta clara al caso. Algunas, como Murcia, afirman que los médicos tendrán acceso a las bases de datos en las ambulancias. La mayoría, no obstante, cree que, ante la duda, se aplicará al paciente el código mínimo de aportación: 40% en activos y el 10% a los pensionistas; tal y como acordó el consejo interterritorial para los casos en los que no hay datos.

»¿Y si la receta tiene fecha de antes del 1 de julio? No hay equidad entre regiones. Murcia, por ejemplo, aceptará durante 10 días recetas anteriores a la entrada en vigor del nuevo copago. En ese tiempo el paciente abonará el precio anterior. Valencia, sin embargo, aceptará las prescripciones antiguas, pero aplicará el 10% del copago a pensionistas, aunque a los activos les cobrará el mínimo.

»¿Habrá problemas por retirar fármacos en una comunidad con una receta de otra? Es probable. La aportación del paciente irá codificada en la receta (o en las tarjetas sanitarias si son inteligentes), de forma que al presentarla en la farmacia, el boticario lee el porcentaje que le corresponde pagar a través de sistemas ópticos automatizados. Pero los códigos son distintos en cada región. Por ejemplo, Castilla y León y Euskadi, a pesar de ser comunidades limítrofes, usan códigos diferentes, de forma que el farmacéutico no podrá interpretar la información del tipo de aportación, como admite el consejero de sanidad de Castilla y León, Antonio Sáenz Agudo. En este caso se debería cobrar el porcentaje mínimo. Y si excede de lo que corresponde, el paciente deberá reclamar a los servicios de salud de su región.

Más información