Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Habrá que tomar medidas de protección laboral”

El Grupo de Cáncer de Pulmón matiza la alerta por el aumento del riesgo del diésel

La Sociedad de Neumología recalca que el peligro es menor que el del tabaco

El cambio del nivel de riesgo de los gases del diésel de "probablemente carcinogénico" a "carcinogénico" que ha decidido la Agencia Internacional del Riesgo de Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) para los gases de los motores diésel "no es para que la gente entre en pánico", dice Tomeu Massutti, del Grupo Español de Cáncer de Pulmón. Massutti destaca que en el informe se habla de una "exposición directa y continuada", y aclara que eso no se refiere a los gases que pueda haber por la combustión en las calles, que son espacios abiertos y en los que la gente no pasa el día."En ese sentido, es mucho peor el efecto del tabaco, incluso en los fumadores pasivos en un lugar cerrado", dice.

Eso no quiere decir que el cambio de categoría no deba tener efectos. "Habrá que tomar medidas de protección laboral” (por ejemplo, en un garaje), opina el experto. "Probablemente, eso se tenía que haber hecho ya cuando se calificó como 2A [probablemente carcinogénico], y eso es lo que dice el informe", señala.

El trabajo no indica límites de exposición. Es decir, no se puede medir un nivel de gases a partir del cual sean peligrosos o no. Siguiendo con el paralelismo con el tabaco, se podría decir que no hay un nivel de exposición seguro, y que lo ideal sería no respirarlo. "Pero eso es prácticamente imposible", dice el médico.

En la misma línea, el coordinador de Medio Ambiente y Salud Respiratoria de la Sociedad Española de Neumología (Separ), Ramón Fernández Álvarez, afirma que "todos estamos expuestos en mayor o menor medida" a estos contaminantes. "La mayor fuente de partículas es el tráfico rodado, pero la exposición depende del tiempo y la concentración". En cualquier caso, el problema es "menor que el del tabaco".

Eso no quiere decir que no se pueda hacer nada. "Cualquier regulación del tráfico debe ser bienvenida", afirma este experto, quien recuerda que la OMS está revisando a la baja los umbrales de la mayoría de los contaminantes del aire.