Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wert niega haber eliminado la homofobia de los contenidos de Ciudadanía

El ministro asegura que el decreto socialista no mencionaba el tema expresamente. No obstante, el documento se refería a “prejuicios sociales homófobos”

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha respondido hoy en el Congreso a las críticas de los diputados de UPyD por haber eliminado de los contenidos de la asignatura de Educación para la Ciudadanía las referencias directas al rechazo a la homofobia y al antisemitismo. Y lo ha hecho, sencillamente, negándolo todo. Para empezar, ha dicho que, como el nuevo texto recoge el rechazo a todas las formas de discriminación y segregación, se asume que entre ellas están la homofobia o el antisemitismo. Y, para seguir, ha asegurado que en el anterior currículo de contenidos elaborado por el Ejecutivo socialista en 2006 no se recogían referencias a estos aspectos. "El decreto anterior no se refería expresis verbis ni a la homofobia ni al antisemitismo, y sin embargo nadie pensó que no fueran a ser tratados", ha espetado.

Pero lo que ha dicho el ministro Wert no es cierto, como se puede comprobar en la página web del Boletín Oficial del Estado (BOE), consultando el decreto que estableció las enseñanzas mínimas de Ciudadanía que se debe impartir en 2º o 3º de ESO. En  el BOE del 5 de enero de 2007, en la página 718, dice exactamente que uno de los contenidos de la materia será el siguiente: "Valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sociales racistas, xenófobos, antisemitas, sexistas y homófobos".

El ministro de Educación anunció el pasado mes de enero en el Congreso que cambiaría la asignatura de Educación para la Ciudadanía porque, según Wert, había creado una polémica y una “seria división social” porque “iba más allá de lo que es la educación cívica”. Así, su idea era eliminar de la antigua materia las “cuestiones controvertidas y susceptibles de adoctrinamiento ideológico”. Así, la semana pasada el ministerio mostró a las comunidades el nuevo temario de la asignatura para el curso que viene, en el que se elimina la única mención del decreto 1631/2006 a la homosexualidad, uno de los puntos más conflictivos para los opositores a la asignatura y los obispos. También se eluden las referencias a los afectos y las emociones o a las relaciones entre hombres y mujeres. Borra ese párrafo completo sobre el aprendizaje de “la valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sociales racistas, xenófobos, antisemitas, sexistas y homófobos” e incluye otros conceptos, como terrorismo, el papel de la iniciativa económica privada “en la generación de la riqueza” o el respeto a la propiedad intelectual (también incluía la idea de nacionalismos excluyentes que finalmente no aparecerá). 

Hoy, Wert ha defendido en el Congreso que en los nuevos contenidos están comprendidos "todos los valores constitucionales" en su integridad, donde se recogen el rechazo a la discriminación y la segregación. También ha indicado que el decreto mediante el que se va a modificar el currículo es "totalmente claro y contundente" en cuanto a la defensa del pluralismo, de la tolerancia, del diálogo y de la condena explícita de cualquier forma de intolerancia, discriminación o segregación por cualquier circunstancia.

De hecho, ha citado la "definición clara" que hay en el nuevo currículo: "una proscripción de cualquier forma de intolerancia, segregación o discriminación por cuestión de sexo, raza, edad, o cualquier otra circunstancia social o personal", como ordena el artículo 14 de la Constitución. A su juicio, es "evidente" que tanto la homofobia como el antisemitismo están comprendidos en ese rechazo y, por ende, en el currículo de la nueva asignatura.

Pero lo cierto es que antes aparecían explícitamente y ahora no.