Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Demanda contra el Gobierno de EE UU por discriminar a los homosexuales

Diez ciudadanos, entre ellos una española, presentan una reclamación contra la ley que impide solicitar permisos de residencia a miembros de parejas del mismo sexo

La ciudadana española Mar Verdugo (Dcha.) y su esposa, Heather Morgan.
La ciudadana española Mar Verdugo (Dcha.) y su esposa, Heather Morgan.

Cinco parejas homosexuales formadas por ciudadanos de dos nacionalidades distintas han denunciado al Gobierno norteamericano por discriminación. Se trata de la última demanda presentada en ante una corte federal de Estados Unidos y que podría contribuir a que el Tribunal Supremo evalúe en un futuro próximo el matrimonio homosexual.

"Estamos luchando por tener los mismos derechos que cualquier otra pareja", dice Mar Verdugo, ciudadana española que se encuentra entre los diez demandantes. "No tenemos los mismos derechos, el Gobierno no nos reconoce como familia y creemos que nos corresponde como al resto de ciudadanos".

La querella es el último intento de demostrar la inconstitucionalidad de la Ley de Defensa del Matrimonio, (DOMA, por sus siglas en inglés) que desde 1996 prohíbe al Gobierno federal norteamericano reconocer uniones entre parejas del mismo sexo. Esta legislación, aprobada durante la presidencia de Bill Clinton, impide reconocer las uniones de personas del mismo sexo que hayan contraído matrimonio en los Estados donde está legalizado o en el extranjero. En el caso de Mar Verdugo y su pareja, la estadounidense Heather Morgan, su enlace tiene validez en Nueva York -y en España-, pero no en resto del país.

"Estados Unidos es el país de Heather y ahora también el mío", dice Verdugo. "¿Por qué no podemos elegir si nos queremos quedar aquí? ¿Por qué no podemos decidir dónde echar raíces?" La española afirma que después de reflexionar su decisión, optaron por formar parte de esta demanda histórica. "Por nosotras y por todas las parejas como la nuestra", dice.

Los demandantes defienden que el Gobierno está discriminando en su contra al impedir que ciudadanos norteamericanos soliciten un permiso de residencia para su pareja cuando ésta sea del mismo sexo.

"Si fueran heterosexuales, el Gobierno federal reconocería al miembro de la pareja que es extranjero como un 'familiar inmediato' de un ciudadano estadounidense, permitiéndole que solicite un permiso de residencia en su nombre y abriéndole el camino hacia la ciudadanía", dice la denuncia. "Solo por la ley DOMA y su discriminación inconstitucional contra parejas del mismo sexo se está negando a los denunciantes los derechos migratorios que se otorgan a otras parejas en su misma situación".

En la demanda participan cinco norteamericanos y sus respectivas parejas, ciudadanos de España, Reino Unido, Sudáfrica, Venezuela y Japón. Tres de ellas están casadas en Connecticut, Vermont y Nueva York, tres de los siete Estados donde está legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo. A la ciudadana japonesa se le denegó el permiso de residencia "porque su pareja no es del sexo opuesto", según respondieron los servicios de inmigración. Verdugo y Morgan, que presentaron la misma petición el pasado 28 de marzo, podrían correr la misma suerte.

Victoria Neilson, directora legislativa de la organización Immigration Equality y abogada de las cinco parejas que se han querellado contra la ley DOMA, explica que estas familias están siendo discriminadas "solo por el hecho de ser homosexuales". Los denunciantes alegan que mientras la legislación no es un estatuto específico en materia de inmigración, su definición del matrimonio sí prevalece sobre más de 1.000 leyes federales, incluídas normativas migratorias. "Si el Gobierno federal reconoce o no el matrimonio entre dos personas puede determinar si la familia podrá residir de manera conjunta en EE UU o si deberán separarse", establece la demanda.

¿Por qué no podemos elegir si nos queremos quedar aquí? ¿Por qué no podemos decidir dónde echar raíces?"

"Estamos hablando de cinco parejas que podrían conseguir un permiso de residencia, pero a través de DOMA se está violando uno de sus derechos básicos, reconocido en la ley de inmigración", comenta Neilson.

En la actualidad, diferentes juzgados federales de Estados Unidos estudian denuncias como la que acaban de plantear estas cinco parejas. Este miércoles, una corte federal de Massachusetts -el primer Estado en legalizar el matrimonio gay en EE UU- escuchará los argumentos en contra de DOMA.

"Hemos presionado durante mucho tiempo al Departamento de Seguridad Nacional [responsable de la política de inmigración] para que reserve permisos de residencia para parejas homosexuales, pero no ha actuado así", afirma Neilson. Según la abogada, el objetivo de la organización, así como del resto de demandas, era forzar a la Administración Obama para que actuara de acuerdo con el cambio de política anunciado en febrero de 2011. Entonces el Gobierno anunció que congelaba todos los procedimientos de deportación de inmigrantes indocumentados homosexuales cuyas parejas fueran ciudadanos estadounidenses.

"La Administración dijo que tendría en cuenta estos casos y no seguiría adelante con los procedimientos legales, pero eso no les ayuda", dice Neilson. Inmigrantes como Mar Verdugo quedaron desde entonces en un limbo: no son expulsados del país pero tampoco tienen estatus legal como miembros de un matrimonio.