Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Administración de Obama lanza un gesto simbólico a la comunidad gay

El presidente de EE UU, que aún no ha mostrado su posición sobre los matrimonios homosexuales, propone reconocerlos como familia en las aduanas

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, en la Casa Blanca.
Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, en la Casa Blanca. AFP

La Administración de Obama ha presentado una propuesta esta semana para reconocer como familia a las parejas homosexuales estadounidenses cuando pasen por los controles de aduanas al volver del extranjero. Es el primer gesto simbólico hacia la comunidad gay del presidente tras más de tres años de mandato en los que, pese a la presión social, no ha manifestado su posición respecto a los matrimonios entre personas del mismo sexo.

La iniciativa no varía las normas sobre inmigración de EE UU. La Ley de la Defensa del Matrimonio, aprobada en 1996, impide que el Gobierno federal reconozca los matrimonios homosexuales autorizados por los Estados de forma individual y sigue en vigor. La propuesta persigue únicamente facilitarles el paso por las aduanas.

Con la normativa actual, una pareja gay, aunque esté casada, debe rellenar dos formularios, uno para cada miembro de la pareja, en vez de entrar como conjunto familiar y completar solo un documento como los matrimonios heterosexuales. “Es insultante llegar a un aeropuerto con tu marido o pareja y que no te traten como familia”, ha declarado a The Huffington Post Steve Ralls, portavoz de la organización Immigration Equality, asociación que se dedica a trabajar con homosexuales indocumentados.

La propuesta de la Administración Obama no se dirige solo a las parejas gais, pues beneficiará también a personas que viajen con hijastros, hermanastros o tutores. Se trata de una revisión general de la ley que regula la entrada en EE UU de residentes que regresan al país y que pretende ampliar el concepto de familia a “grupo de personas que vivan en un mismo hogar”. Eso incluye adultos del mismo sexo con unión civil, que convivan en una sociedad doméstica o que compartan activos financieros y obligaciones.

El cambio simplificará el papeleo y reducirá el tiempo que los oficiales de aduanas usan para revisar la documentación, por lo que además agilizará el paso de viajeros. “Será un ahorro en las molestias para las familias y cerca de 75.000 horas anuales de tiempo de los agentes de aduanas”, según la Administración.