La ayuda al desarrollo española cae un 40% en 2011

Intermón Oxfam alerta sobre el incremento de la cooperación en forma de créditos reembolsables que endeudan más a los países pobres

Varias mujeres recogiendo agua de un pozo de la comunidad de Natriguel.
Varias mujeres recogiendo agua de un pozo de la comunidad de Natriguel.PABLO TOSCO / INTERMÓN OXFAM

La solidaridad española sufre recortes. Lejos de destinar el 0,7% del PIB a cooperación al desarrollo (AOD) al que se comprometió nuestro país hace décadas –objetivo cuyo cumplimiento estaba fijado para este 2012– el pasado año la ayuda se quedó en un 0,29, como así lo reconoció el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, hace una semana. Lo que supone una caída del 40% respecto a lo que se había presupuestado (un 0,51). "Esto se traduce en que millones de personas no van a tener qué comer, tiene un impacto negativo en la imagen internacional de España y se trata de una cantidad marginal que apenas afectaría al déficit español", ha asegurado Jaime Atienza, director de estudios de Intermón Oxfam, en la presentación hoy del informe La realidad de la ayuda 2011.

Por eso, esta organización pide al nuevo Gobierno que "frene la sangría" a la ayuda al desarrollo (AOD) en los Presupuestos generales que se presentarán en los próximos días. Aunque reconoce que es difícil que los cambie, quiere lanzar el mensaje de que para los siguientes se vuelva a incrementar la ayuda, como se venía haciendo hasta que los recortes iniciados en 2010 la hicieron retroceder. "La cooperación al desarrollo puede representar parte de la solución, no del problema", ha insistido Atienza. Otros países apostaron por aumentar su AOD, como EE UU, Reino Unido, Alemania, Francia o Japón, apunta el informe.

En 2010 se duplicó la cantidad de la ayuda en forma de créditos que obliga a los países a devolverla con intereses

A esta reducción de la ayuda se une otro problema: en 2010 se duplicó la cantidad de la misma –hasta el 15% de la AOD total– que llega a los países en forma de créditos. Es decir, los receptores la tienen que devolver con intereses. "Más sorprendente aún es que casi el 25% de estos préstamos se hayan concedido a países pobres altamente endeudados", ha dicho Deborah Itriago, investigadora de Intermón Oxfam y coordinadora del informe. Esto va a contracorriente con los esfuerzos a nivel internacional por reducir los niveles de endeudamiento de estos países. Además, contraviene el compromiso en el Pacto de Estado contra la Pobreza de 2007 en el que se estipulaba que este tipo de cooperación no debía superar el 5%.

Intermón Oxfam ha querido destacar asimismo en su informe la importancia de focalizar la ayuda. "150 países y 173 sectores son demasiados". Consideran que hay que concentrarse en las ayudas destinadas a garantizar los servicios básicos: educación, sanidad y seguridad alimentaria. "El Gobierno tiene que vigilar la efectividad de la ayuda". Para ello, han reclamado una Ley de Transparencia que permitiese conocer todos los datos relacionados con la AOD española (cantidades, programas y resultados).

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50