CENA CON... RAFFAELE SIMONE

“Berlusconi se ha convertido en un icono cultural”

El lingüista lleva 40 años agitando la conciencia crítica de la izquierda italiana

Raffaele Simone cree que las "organizaciones políticas deben reinventarse"
Raffaele Simone cree que las "organizaciones políticas deben reinventarse"SAMUEL SÁNCHEZ

El futuro de Europa, la radicalización de la derecha mediática o el rumbo indeciso de la izquierda no son exactamente una obra teatral, aunque algo dramático sí tienen. Es lo que cree Raffaele Simone, que elige el antiguo teatro Beatriz, en el barrio de Salamanca, para hablar de política y de su crisis de valores. En definitiva, “del espíritu de nuestro tiempo”.

Las palabras de este ensayista y escritor italiano de 67 años hilan, de hecho, una puesta en escena verbal. El título de la función lo plantea, en principio, el libro que acaba de publicar, El monstruo amable. ¿El mundo se vuelve de derechas? (Taurus). Simone, docente de Lingüística en Roma, conoce los entresijos del lenguaje y su poder de fascinación. Da buena muestra de ello al interesarse por el Gobierno de Rajoy o el rumbo del PSOE, mientras pregunta por el vino y valora la burrata, un queso de su tierra, Apulia, que el camarero ofrece sin conocer la coincidencia. Precisamente, en un asunto de seducción se centra una de sus preocupaciones.

“El problema de la izquierda, además de la total desaparición del espíritu jacobino, es que a menudo vive instalada en la nostalgia, cuando ahora se trata de todo lo contrario. De construir un futuro a partir de nuevos paradigmas”. Y, al menos de momento, parece haber perdido la batalla de la percepción frente a los mensajes de la derecha, razona Simone.

El escritor, de 67 años, acaba de publicar 'El monstruo amable. ¿El mundo se vuelve de derechas?'

Nanni Moretti lo transmitió en su película Abril. En una secuencia, el cineasta, que también protagoniza el filme, pide, casi suplica a Massimo D’Alema, entonces cabeza visible y líder de oposición a Silvio Berlusconi, que diga “algo de izquierda” en un debate televisado con el ex primer ministro. Lo mismo le hubiera podido pedir Simone, que, al lado de voces como la de Umberto Eco, forma parte del grupo de intelectuales que lleva más de 40 años alimentando, y criticando, la conciencia de la izquierda italiana. La experiencia le ha concedido de alguna forma el don de la perspectiva y ahora, ante un mapa político “desolador”, prefiere alegrarse por las palabras de sus nietos, que viven en Madrid, donde trabaja su hijo, antes de lamentar los “errores” de las formaciones progresistas.

También por esos traspiés, en su opinión, Berlusconi, se ha convertido en “un claro ejemplo de icono de nuestro tiempo, de nuestra cultura”. Su influencia sigue vigente incluso ahora, bajo el mandato del Ejecutivo técnico de Mario Monti. En este panorama, “se están difundiendo dos ideas peligrosas: los partidos pintan cada vez menos y la sociedad ve el Parlamento como obstáculo frente a las medidas de ajuste en lugar de considerarlo un órgano que da legitimidad democrática”.

Tras decantarse por una pluma ibérica y evocar las “excelencias” de la cocina italiana, Simone recuerda que a mediados de los noventa coincidieron en Europa varios Gobiernos socialdemócratas. “Fue la etapa de la gran ilusión”. Ahora, a los movimientos progresistas les queda una tarea que califica de “descomunal”. Hacer frente al “monstruo amable, el leviatán de la era global”, una fuerza que nada incontrolada por la Red. Para ello no basta, opina, el entusiasmo de los indignados, a la vez que “las organizaciones políticas tradicionales tienen que reinventarse”. Hay que volver a llenar el envoltorio de contenido. “Y hay que hacerlo ya”, sentencia.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50