Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prohibido decir preservativo en la radio pública italiana

El ministerio de Salud desmiente que haya impuesto a la cadena pública censurar el término

"Queridos: en las últimas horas el ministerio (de Sanidad) se ha reafirmado en que en ninguna intervención se nombre explícitamente la palabra profiláctico. Hay que limitarse al concepto genérico de prevención sexual y a la necesidad de someterse al test del VIH en caso de riesgo potencial". Es el texto del correo electrónico que llegó ayer a algunos de los periodistas de la primera cadena de radio pública italiana, la Rai Radio 1. Mensaje bastante paradójico, ya que justo ese día se celebraba en el mundo el Día mundial contra el Sida y la emisora estuvo informando sobre ello a lo largo de toda la jornada, con un maratón que ocupó todos sus programas. El mail fue enviado poco antes del boletín de las 21.00, a las 8.45, por Laura De Pasquale, asistente del director de Rai Radio 1, Antonio Preziosi.

"Es la primera vez que registramos un intento de censura tan aplastante. Por eso pienso que hubo algún error. Se trata de un episodio gravísimo pero aislado y, creo yo, sin intención maliciosa por parte del director". Gianmario Nucci, editor de la página web de la RAI y representante del Usigrai, sindicato de los periodistas de la empresa pública, echa un poco de agua al fuego, aunque confirma que el correo electrónico llegó "al buzón de todos los responsables de los programas que estaban involucrados en el maratón de información sobre el Sida y su prevención. No llegó a los periodistas, redactores, conductores que llevan los programas y el directo. Solo a sus responsables. Por ejemplo, aquí en la web nadie la recibió y ni siquiera en los boletines". Un acto muy grave - según Nucci - e insólito por parte de la dirección de la radio que "nunca tuvo problemas de este tipo, siempre fue libre, contrariamente a lo que pasa casi a diario en la primera cadena de la televisión pública".

La noticia del intento de amordazar a los periodistas RAI fue han recibido la noticia esta mañana, con la lectura de los periódicos. El contenido del mail no trascendió entre los trabajadores. "Lo que pasó tiene matices algo raros -dice Ilaria Amenta, presidente del Comité de Redacción-. Nos reunimos este mediodía con el director Preziosi. Nos explicó que su secretaría recibió a las 8.30 el correo desde Viale Mazzini [sede administrativa y comercial de la empresa] y que a las 8.54 su asistente la reenvió a los responsables de los programas punteros de la cadena. Lo hizo sin leerla, sin darse cuenta de lo que contenía. Cuando Preziosi se dio cuenta, apenas tres minutos más tarde, llamó a los que la recibieron y dijo de pasar por alto la comunicación". Amenta - redactora de Informativos - precisa que el Comité no se quedó satisfecho con las explicaciones de la dirección y ha convocado una asamblea extraordinaria para el miércoles que viene. "Se trata de una injerencia gravísima en la linea editorial - argumenta la nota del Comité difundida tras el encuentro con Preziosi - aún más inaceptable por el hecho de que no fue la Dirección quien firmó el correo sino una asistente del director, una empleada que llegó mucho más lejos de sus competencias".

Como relevan los diarios Il Corriere della sera (conservador) e Il Fatto Quotidiano (más bien izquierdista y de investigación), De Pasquale es pareja de Roberto Gasparotti, que desde hace 20 años cuida la imagen de Silvio Berlusconi.

La Rai, sobre todo en su departamento televisivo, vive en un clima de tensión por las muchas presiones que ha ido soportando por parte del Gobierno de Berlusconi, el hundimiento de sus cuentas, el frecuente recurso a trabajadores externos y al abundante tropel de precarios. Así que el tema del día se comenta en voz baja por los pasillos. Una joven precaria de la redacción de la tertulia matinal - que quiere mantenerse anónima - comentó que nadie de su equipo recibió el mail y que el conductor no tuvo problema alguno en la emisión. Además esta mañana, el tema de la prohibición anunciado a bombo y platillo por los diarios centraba los chascarrillos entre colegas:"Fuiste tú quien dijo preservativo. ¡Ten cuidado que ahora te despiden!", bromeaban algunos periodistas.

En realidad, ayer, la palabra incriminada fue pronunciada más de lo habitualen directo. Los podcasts que se descargan en línea lo testifican (por ejemplo, durante el programa Start, que como los otros se concentró en la maratón anti-Sida).

"Lo hemos estado debatiendo esta mañana. Nuestra opinión es que esta funcionaria mandó el mail siendo más papista que el Papa, para curarse en salud. Pero tiene que haberlo enviado a los directivos porque aquí no llegó nada", cuenta una periodista veterana de un programa de información, que prefiere quedar en el anonimato.

El ministerio también desmiente haber impuesto a la cadena pública censurar el término. En su notarehusa esta hipótesis: "El ministerio no haenviado ningunaindicación sobre el uso de lapalabra profiláctico o preservativo durante la programación de la Rai en la jornada mundial contra el Sida. Incluso los expertos sugeridos porSanidad eran absolutamente libres en sus intervenciones. La Señora Rosaria Iardino, en el programa Brave ragazze (Buenas chicas) habló tanto de test como de preservativo".

Sin embargo, la campaña de sensibilización que Salud puso en marcha este año -prácticamente idéntica a la de 2010- evita recorrer al término incriminado. Y tampoco lo saca en las publicidades y en los carteles del día contra el VIH. De hecho, en las imágenesdifundidas por el ministerio se ve un puño cerrado que golpea una mano abierta. Debajo se pùede leer: "No bajes la guardia, hazte el test".Al fondo, se vislumbra un lazo rojo. Una alusión bastante confusa.

En la Rai nadie denunció el contenido del correo al Comité de redacción. Fue el sindicato el que pidió explicaciones a Preziosi, hombre muy poderoso y ambicioso, que aspira -con posibilidades- a pasar del mando de la radio a dirigir la televisión pública. "No sabía nada de eso. La indicación llegaba de Viale Mazzini. Mi secretaria cometió un error en enviar la carta. Por eso, me cabreé con ambos".

Esta versión ha sido confirmada por otro trabajador, que comenta: "La disposición fue enseguida retirada por el director. Durante el día no tuvimos ningún tipo de presión, ningún problema en las reuniones de redacción. Yo mismo emití la entrevista al presidente de ArciGay Italia que cerró diciendo: 'Usad el preservativo'".