Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asalto al aborto en Misisipi

El estado americano votará el próximo 8 de noviembre en sus elecciones estatales el mayor intento de dejar fuera de juego la interrupción del embarazo voluntaria desde su legalización en 1973

Misisipi votará el próximo 8 de noviembre en sus elecciones estatales el mayor intento de dejar fuera de juego al aborto desde su legalización por el Tribunal Supremo de Estados Unidos en 1973. Los votantes del sureño Estado tendrán en sus papeletas la conocida como Proposición 26, una enmienda a la Constitución estatal que declarará un óvulo fertilizado como una persona. La idea que se esconde detrás de la enmienda es muy sencilla: Si por ley la vida comienza en el momento de la fertilización entonces el aborto se hace legalmente imposible porque constituye asesinato -como lo sería la utilización de algunos métodos de control de la natalidad como la píldora o el DIU e incluso la fertilización in vitro-.

La Enmienda 26 -Enmienda de Personificación- ha sido rechazada por dos veces en los últimos años por votantes de Colorado. Pero el movimiento a favor de la 'humanización del embrión' tomó impulso en Misisipi y cuenta con mucho apoyo, desde los aspirantes a fiscales generales hasta los dos candidatos -demócrata y republicano- que aspiran a la casa del Gobernador.

Los enemigos del aborto ven una gran oportunidad para un renovado ataque a la interrupción voluntaria del embarazo con la iniciativa de Misisipi y los seguidores de la polémica Enmienda aseguran que campañas similares estarán en las papeletas de Florida, Ohio y Dakota del Sur en las elecciones de 2012.

Para muchos doctores y organizaciones de defensa de los derechos reproductivos de las mujeres, la Enmienda 26 supondrá una peligrosa intromisión de la ley criminal dentro de la profesión médica que además pondrá en peligro la vida de las mujeres. Por supuesto, la nueva enmienda deja fuera de la ley todos los supuestos para abortar, incluido el incesto o la violación, y supone que los embriones que se hayan fertilizado en tratamientos para lograr tener un hijo y no se usen no podrán ser destruidos.

El texto de la enmienda propone que se defina como persona en la Constitución del Estado a "cada ser humano desde el momento de la fecundación, clonación o cualquier otro equivalente". Ante semejante extensión del concepto persona, ya hay quien ha apuntado -con ironía- que entonces la edad legal para votar debería de ser a los 17 años y tres meses después del nacimiento y que la población debería de calcularse teniendo en cuenta a los miles y miles de embriones congelados que existen en las clínicas de fertilidad.

Varias han sido las organizaciones de defensa de la vida que han lanzado el proyecto, pero sin duda, la Enmienda es la obra de Les Riley, fundador de Personhood Missisippi. Vendedor de tractores, ex candidato a la cartera de Agricultura por ese Estado y miembro del Partido Constitucional, Riley redactó de cero la enmienda y logró las firmas necesarias para que el día 8 estuviera en las papeletas de voto de Misisipi con una incendiaria campaña a nivel nacional que se llamaba "Concebido en una violación" -lo que da una idea de la tolerancia cero que sus seguidores tienen hacia la interrupción del embarazo-.

Riley siempre es polémico. Antes de embarcarse en su nueva cruzada formó un movimiento secesionista que pretendía instaurar un Éxodo Cristiano en Carolina del Sur que "sobreviviera a la caída y declive del corrupto Imperio norteamericano". Riley tuvo la revelación de separarse del resto de EEUU después de que el Tribunal Supremo acabara en 2003 con ciertas leyes que criminalizaban la sodomia. Para este activista, Washington es "Sodoma en el Potomac".