Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil investiga a Zara por un caso de trabajo esclavo

Una operación de fiscalización descubre en Sao Paulo tres talleres de costura donde se presume que se empleaba mano de obra esclava

El emporio de moda ZARA se encuentra bajo la lupa del Ministerio de Trabajo brasileño después de que una operación de fiscalización haya descubierto en el Estado de Sao Paulo tres talleres de costura donde, según la terminología del Ejecutivo de Brasilia, se empleaba "mano de obra esclava" que trabajaba de sol a sol en la confección de prendas posteriormente comercializadas en las tiendas de la marca gallega. Un equipo de diez funcionarios de la Fiscalía de Trabajo aun investiga los detalles del caso, aunque la tesis que prevalece, según fuentes de la Fiscalía, es que Zara "usó mano de obra esclava en su cadena de producción, aunque aun queda por comprobar si tenía conocimiento de ello".

Las investigaciones en curso aun tardarán dos o tres meses en arrojar resultados definitivos. La Fiscalía pretende dilucidar si existe responsabilidad directa de Zara en el funcionamiento de estos talleres clandestinos en los que decenas de personas confeccionaban ropa en condiciones análogas a la esclavitud. De momento, en Ministerio de Trabajo ya ha emitido 52 autos de infracción (multas) que recaen directamente contra Zara; las hay relativas a jornadas de trabajo extenuantes, pagos irregulares de salarios, falta de seguridad e higiene en el lugar de trabajo e incluso discriminación étnica de indígenas bolivianos que nutrían el grueso de la plantilla.

Inditex emitió el pasado miércoles una nota en la que niega cualquier responsabilidad directa en el caso, aunque sí asume que uno de sus 50 proveedores brasileños (AHA Indústria e Comércio de Roupas Ltda.) habría incurrido en la violación de su Código de Conducta para Fabricantes y Talleres Externos. Asimismo, informa de que "ha exigido al proveedor responsable de la subcontratación fraudulenta que de forma inmediata subsane esta situación". Según la misma nota, Inditex está colaborando con el Ministerio de Trabajo brasileño "para reforzar la revisión del sistema de producción, tanto de este proveedor como del resto de sus empresas en Brasil". Según fuentes de la Fiscalía, el equipo que lleva a cabo la investigación "no está encontrando ninguna resistencia por parte de Zara en sus requerimientos de información. Confiamos en su buena voluntad", señalan.

"Según la legislación brasileña, la persona o empresa que contrata a un proveedor puede ser responsable directo si se detecta un caso de trabajo esclavo en la cadena productiva. En este momento intentamos esclarecer esta responsabilidad por parte de Zara", abundan las mismas fuentes. En el caso de que la investigación concluya que la firma española es responsable de las irregularidades halladas en los talleres, Zara podría afrontar procesos judiciales en Brasil e incluso ver su nombre incluido en una lista negra de empresas que han recurrido alguna vez a la mano de obra esclava. Actualmente esta lista de la vergüenza cuenta con 252 registros.

En el marco de esta investigación, los fiscales descubrieron el pasado mayo un centro de trabajo en la localidad de Americana, en el Estado de Sao Paulo, en el que 52 ciudadanos bolivianos trabajaban en régimen irregular. Parte del grupo cosía pantalones para Zara. A finales de junio, otra operación desarrollada en la capital paulista destapó otros dos talleres clandestinos donde 15 personas, una de ella menor de edad, también trabajaban en condiciones denigrantes confeccionando prendas para la marca española.