Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Asturias rechaza haber discriminado a dos lesbianas al negarles la inseminación

El consejero de Salud afirma que no son estériles y, por tanto, no pueden optar al tratamiento de reproducción asistida.- Pajín asegura que la sanidad española "no discrimina a nadie"

El consejero de Salud del Gobierno de Asturias, Ramón Quirós, ha rechazado hoy en la cadena SER que haya habido discriminación en el caso de Silvia García, una joven lesbiana que asegura que se le negó el tratamiento de reproducción asistida que solicitó para ser madre debido a su orientación sexual. Quirós ha asegurado que el informe hospitalario realizado no la declara estéril y, por tanto, no puede optar a la medicación.

García pidió en julio del año pasado el acceso a la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Central de Asturias, recibiendo el visto bueno de Atención Primaria y del servicio de Ginecología del Hospital de San Agustín. El 18 de abril, la mujer, de 30 años, tenía cita en esa unidad y el jefe de servicio le trasladó la orden de la Consejería de Salud de "no admitir a ninguna lesbiana, ni a mujeres solas", según contó a este periódico. Se trata de la segunda ocasión en que se niega el tratamiento de reproducción asistida a una lesbiana en Asturias, después de que hace unas semanas Andrea Muñiz viviera algo parecido. En ambos casos el argumento fue idéntico: no hay infertilidad del varón.

"Me están diciendo de forma indirecta que me vaya a reproducir con un hombre. Es una violación emocional hacia mi persona. Estoy indignada. No tanto como lesbiana, sino como mujer soltera y sana", arguye García.

Según el consejero, el Sistema Nacional de Salud (SNS) y el asturiano "no tienen ningún requisito sobre orientación sexual, por lo que las prestaciones sanitarias son idénticas para todos los ciudadanos". "Lo que sí se señala es que, a pesar de que en España tenemos la suerte de disponer de una de las mejores pólizas de seguro del mundo", el SNS "desgraciadamente no lo financia todo".

Quirós se remite al Real Decreto 1030/2006, que establece la cartera de servicios comunes a todas las comunidades y que contempla la "reproducción humana asistida cuando haya un diagnóstico de esterilidad o una indicación clínica establecida". "Cuando las personas están sanas o el informe médico dice que no tienen infertilidad, el sistema no lo financia", ha aseverado Quirós.

La ley de reproducción humana asistida de 2006 dice que "la mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta ley con independencia de su estado civil y orientación sexual".

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, ha dicho hoy que "el SNS no discrimina a ningún ciudadano, ni por recursos, ni por orientación sexual, y se garantizan este tipo de tratamientos a aquellos pacientes que han demostrado su imposibilidad".